lunes, 18 de diciembre de 2017 13:55

Joan Carles Gallego

¿SE PRESENTA A LAS ELECCIONES DEL 26J EL BANCO DE ESPAÑA?

El reciente informe del Banco de España insiste en reclamar la aplicación de fórmulas caducas, que representan los intereses de los poderes financieros y las organizaciones empresariales, pero que se han mostrado inútiles para modernizar el tejido empresarial, impulsar la estructura industrial y la equilibrio territorial y promover el bienestar y la igualdad social. Insiste desproteger aún más el contrato fijo, con la excusa de reducir la temporalidad. Reclama introducir un sistema de capitalización privada en la reforma del sistema público de pensiones justificándolo con los peligros futuros del actual sistema.

LA TIERRA Y LAS PERSONAS NO PODEMOS ESPERAR

Una vez acabada en París la Cumbre del Cambio Climático (COP-21) me quedé con un sensación ambivalente. Reconocer la actual situación de cambio climático, producto de la acción humana, y que hay que actuar limitando el aumento de la temperatura media para garantizar la sostenibilidad del planeta, es un avance. Lo es porque es una declaración suscrita por todos los países, que llama a la acción para limitar la emisión de carbono y el calentamiento global y demanda seguimiento periódico y revisión de los mismos acuerdos. Pero es insuficiente, porque no limita a fondo la acción degradadora que se sigue realizando y no concreta instrumentos para garantizar la aplicación. Especialmente por la falta de desarrollo de acuerdos concretos que faciliten una transición justa para abordar la transformación industrial, pasar de una economía fuertemente soportada en las emisiones de carbono a una de comprometida con la sostenibilidad y basada en el ahorro, el reciclaje y la energía renovable, que habrá que hacer con pleno respeto a los derechos de las personas, al empleo ya su calidad.

EVITAR Y CORREGIR LA DESIGUALDAD SOCIAL

La igualdad es uno de los valores que legitiman los sistemas políticos y las instituciones públicas y evidencia la capacidad de las políticas públicas de responder a las necesidades de las personas ya la demanda de justicia social. Cuando hoy constatamos que una cuarta parte de la población está en situación de pobreza y que la desigualdad social está creciendo, que esto no sea el centro de atención de la política y los debates de los diferentes actores políticos -Viejos y nuevos- puede seguir profundizando en un mayor descrédito de la política y sus instituciones. A buen seguro, el problema de fondo radica en un sistema económico y social que obvia los valores de justicia, solidaridad y sostenibilidad en la manera de producir y de crear riqueza, distribuirla y aplicarla. Un sistema que sacraliza el mercado, como mediador eficiente entre recursos y necesidades, y la apropiación privada del beneficio, como motor de progreso e innovación. Precisamente esto es lo que no puede justificar la inacción de los gobiernos, ya que la sucesión de crisis y las situaciones de injusticia social evidencian claramente que son la falta de reglas y controles y de intervención pública lo que genera la desigualdad e instala la pobreza.

EL FUTURO DEL TRABAJO

El futuro del trabajo debe abordarse de manera urgente. La cantidad y la calidad del empleo son claves para determinar qué modelo de sociedad tenemos y queremos. Hoy tenemos graves déficits económicos, sociales y políticos y el gobierno que salga de las elecciones del 20-D en el Estado y el de Cataluña deben responder.

Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil