martes, 22 de agosto de 2017 05:38
Politica

El PSOE confía en ganar la batalla de la izquierda y quitar poder al PP mediante pactos

|

El PSOE afronta la campaña que arranca este jueves confiando en ganar la batalla de la izquierda a Podemos, una victoria que ven más cerca por el desgaste y estancamiento que detectan en el partido de Pablo Iglesias. Los socialistas aspiran a hacerse con la mayoría del voto progresista y, mediante pactos, superar al PP y poder gobernar en ayuntamientos y autonomías ahora en manos de los 'populares'.

El partido que lidera Pedro Sánchez asegura que sale a ganar en todas las plazas pero, en privado, muchos dirigentes socialistas reconocen que será complicado superar en votos al PP y convertirse en primera fuerza.

Sin embargo, sí confían en sacarles del poder sumando con otras fuerzas políticas con las que conformar mayorías alternativas. Y quieren hacerlo siendo el partido que lidere esos cambios, para lo que deberían situarse, al menos, como segunda fuerza en las urnas.

Por lo pronto, y después de unos meses en los que el nombre del partido de Iglesias era tabú y se hablaba de él como el 'populismo', ahora la dirección del PSOE asegura que sus únicos líneas rojas serán los pactos con el PP y con Bildu. Con el resto de partidos, dicen, hablarán de propuestas para buscar espacios de entendimiento después de que se pronuncien los ciudadanos.

Hasta que llegue ese momento, los socialistas seguirán insistiendo en que el cambio debe girar en torno al PSOE, porque creen que es el único partido que puede liderar el "cambio seguro" que necesita España, el único que es alternativa real al PP.

Los socialistas creen que su discurso se ve reforzado por el devenir de Podemos en los últimos meses. Después de su fulgurante entrada en las elecciones europeas, creen que el resultado en Andalucía y los sondeos de opinión hablan ya de un estancamiento, cuando no retroceso.

Además, recurren a sus cambios programáticos, a la evolución de sus compromisos desde las elecciones europeas hasta su programa autonómico, para defender que Podemos no tiene un proyecto de país sólido como el que, afirman, ofrece el PSOE a los españoles.

Con todo, fuentes socialistas aseguran que la estrategia en campaña será la que vienen desplegando en las últimas semanas, obviando la confrontación con otros partidos y centrándose en el PP como su principal adversario.

Éste será el mensaje que llevará el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, por todo el país. Después de dos semanas de intensa precampaña, dedicará los quince días previos a las elecciones a recorrer España.

TRES DÍAS COMPLETOS EN ANDALUCÍA

Estará en todas las comunidades autonómas -a excepción de Canarias, donde termina la precampaña-, con varios actos al día, pero dedicará un esfuerzo especial a Andalucía, donde pasará tres jornadas completas, visitando seis de sus provincias. Esta implicación en las municipales andaluzas contrasta con la que tuvo en las autonómicas, en las que sólo participó en dos mítines.

También pasará dos veces por Castilla-La Mancha, con sendos actos en Toledo y Ciudad Real, y hará tres mítines en Madrid, ya que, además de la apertura y el cierre, protagonizará un acto el primer domingo de campaña en Fuenlabrada.

En la Comunidad Valenciana, un territorio que el líder de los socialistas visita de manera muy frecuente, tendrá lugar además uno de los actos centrales de la campaña: los socialistas valencianos están promocionando ya en las redes un mitin en la Plaza de Toros de la capital de la comunidad.

Este emplazamiento será casi una excepción en la campaña, para la que los socialistas buscan espacios más pequeños, pero servirá para medir fuerzas así con los 'populares', que tiene previsto otro mitin en este mismo lugar el día 21, con la presencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Los socialistas aspiran a sacar un buen resultado en esta comunidad, aunque algunos sondeos han enfriado las perspectivas del candidato a la Generalitat, Ximo Puig.

A día de hoy, casi nadie se atreve a hacer una predicción exacta del resultado del 24 de mayo, aunque en términos generales, la dirección socialista confía en obtener un resultado que le permita salvar los mueblos.

Según indicaba un destacado miembro de la Ejecutiva de Pedro Sánchez, el resultado puede ser "malo" en términos absolutos, e incluso peor que el de 2011, que ya supuso una debacle para el PSOE, pero, teniendo en cuenta la situación actual y el nuevo panorama político, confían en que será bueno.

EL PRIMER TEST DE LA DIRECCION DE PEDRO SÁNCHEZ

La campaña que arrancará el líder de los socialistas la Plaza de la Villa de Madrid, junto a los candidatos a la Comunidad, Angel Gabilondo, y el Ayuntamiento, Antonio Miguel Carmona, será también el primer test de la dirección federal resultante del congreso del año pasado.

Y precisamente será la Comunidad de Madrid un elemento destacado que se utilizará para examinar el desempeño de Pedro Sánchez. Además de por la tradicional importancia que se le concede a esta 'plaza', por la apuesta personal que hizo con Gabilondo, después de apartar a Tomás Gómez de la Secretaría General del PSM y de la candidatura para la Comunidad de Madrid.

Según indicaban entonces algunas fuentes del entorno del secretario general, ya que todos hablaban de Madrid como el termómetro para medir el liderazgo del nuevo secretario general, éste optó por tomar una decisión contundente, aunque difícil y extraordinaria. La dirección federal adució la "inestabilidad orgánica" del PSM y un "deterioro grave" de su imagen que conllevaba malas perspectivas electorales.

La alternativa fue el exministro de Educación que, tras una rápida consulta a la militancia, se convirtió en candidato a la Comunidad Madrid, formando tandem con el aspirante al Ayuntamiento, Antonio Miguel Carmona.

La noche del 24 de mayo muchos mirarán a Ferraz, pero está por ver qué paternidad otorgan a Sánchez del resultado y qué influencias tendrá en su candidatura a la Presidencia del Gobierno, que su Ejecutiva da por segura.

Salvo "catástrofe", coinciden muchos dirigentes socialistas, pocos dudan de que Sánchez se presente a las primarias previstas para julio y que las gane para convertirse en el candidato a La Moncloa. No obstante, hay quien no cierra la puerta del todo a las aspiraciones de la presidenta en funciones de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que la mayoría descarta en un corto plazo.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil