martes, 22 de agosto de 2017 20:33
Opinión

La "prepotencia" de Ciudadanos

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Escriben algunos colegas que el gran Iñaki Gabilondo anda enfadado con Ciudadanos por el tema de su falta de entusiasmo en apoyar la candidatura de Susana Díaz a la Presidencia de la Junta de Andalucía. Me leo el artículo del gran comunicador vasco y no encuentro entre líneas ese mal tono que anuncian sus agoreros, sino una reflexión serena y comprometida de quien nunca escabulle el bulto ante los temas más comprometidos.

Escriben algunos colegas que el gran Iñaki Gabilondo anda enfadado con Ciudadanos por el tema de su falta de entusiasmo en apoyar la candidatura de Susana Díaz a la Presidencia de la Junta de Andalucía. Me leo el artículo del gran comunicador vasco y no encuentro entre líneas ese mal tono que anuncian sus agoreros, sino una reflexión serena y comprometida de quien nunca escabulle el bulto ante los temas más comprometidos. Falsa alarma pues, porque con humildad gallega, no soy de los que cree indisoluble la alianza PRISA-Gabilondo como coartada para poner y quitar liderazgos. Uno, que ha estado en la formación de otra gran cadena de radio, sabe que los grandes comunicadores, son dueños de sus silencios y que la empresa editora puede opinar lo que ella quiera, que si "su mensaje" no suena bien en el delicado oído del divo, nada hay que hacer y por lo tanto es un trabajo estéril.

La polémica viene a cuento de que, Ciudadanos, mantiene una actitud obstinada y cambiante respecto a lo que debería ser una "simple" abstención en una votación de investidura, convirtiéndola en una "especie de banderín de enganche" para sus potenciales votantes en la actual campaña electoral que se presenta esperanzadora para Albert Rivera en muchos municipios españoles. A Gabilondo, el oportunismo del líder ciudadano le suena como a prepotente, sobre todo teniendo en cuenta que a su grupo solo le representan seis diputados en toda Andalucía. Una cifra que, a mi entender, le da la llave de una cierta estabilidad, pero que no le otorga el derecho a impedir un gobierno que tiene 47 diputados y al que han votado la mayoría simple de los andaluces.

Obligar a éstos a acudir de nuevo a las urnas porque las tres minorías se niegan a abstenerse, que no, a votar a favor, a este periodista también le suena, no a prepotencia, como piensa el comunicador radiofónico que es mucho más educado que yo, sino a simple chulería de quien piensa, que ha llegado su hora de tomar el palacio de invierno y pasar por las armas, no solo a los socialistas, sino también a los populares, por habernos gobernado desde el advenimiento de la democracia, hecho histórico en el que, por cierto, ambos han participado muy activamente, hasta la actualidad con todos los errores que queramos imputarles.

Ciudadanos, y lo escribe un diario que desde sus comienzos les ha acogido con respeto y afecto, tiene pues que cambiar su chip actual y darse cuenta, como ya le dije cuando comenzó la formación ciudadana a un dirigente socialista catalán, que me escuchó asombrado, tiene entres sus militantes a muchos socialistas desencantados de los vaivenes independentistas de algunos dirigentes del PSC y de Iniciativa, y, ahora, que pintan bastos electorales, también a nuevos simpatizantes moderados, también llamados centristas, que están abandonando a toda prisa las filas del PP, por las razones que unos sabemos y otros presuponen. Administrar sabiamente esa "gran cosecha" de votos liberales, que no indignados, hasta el extremo de destrozar el sistema, significa, ni más ni menos, prepararse adecuadamente para saber pactar y también para, más pronto que tarde, poder formar parte de un gobierno de coalición o que el que gobierne en solitario no pueda tomar decisiones importantes sin contar con tu opinión. Así de simple y así de claro, y por lo tanto asumiendo responsabilidades políticas.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil