sábado, 19 de agosto de 2017 16:58
Politica

El Parlament admitirá a trámite la ley electoral en el último pleno antes de las municipales

|

El Parlament admitirá a trámite la ley electoral en el último pleno antes de las elecciones municipales, una sesión que durará tres días y que empezará este martes por la tarde y se prolongará hasta el jueves al mediodía.

La admisión a trámite de la ley electoral para que los trabajos de la ponencia conjunta sigan en comisión será la principal atracción de un pleno que también verá la aprobación de la Ley del Servei d'Ocupació de Catalunya (SOC) y de dos leyes de reforma de los libros primero, segundo, cuarto y quinto del Código Civil catalán.

Los diputados debatirán además si admiten a trámite el proyecto para reformar el reglamento del Parlament adaptándolo a la Ley de Transparencia, y una proposición del PP sobre el uso de símbolos en las instituciones y espacios públicos que no prosperará al haber recibido enmiendas a la totalidad de CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP.

Una vez supere el debate de admisión a trámite el miércoles, la proposición de ley continuará su tramitación en comisión y, si los grupos lo acuerdan, se citará la comparecencia de expertos y organizaciones para que expongan su punto de vista. Para que la ley se pueda admitir a trámite, son necesarios 68 votos, la mayoría absoluta de la Cámara, lo que está asegurado porque los grupos que han firmado el texto suman 86 diputados. Sin embargo, para la aprobación definitiva de ley, un debate que podría celebrarse en el mes de julio, es necesaria una mayoría cualificada del pleno de 90 diputados, y hoy por hoy esos votos no están asegurados.

PSC, PP y C's critican que la ley que se admitirá a trámite no contempla ninguna novedad sobre el sistema electoral, el mecanismo para traducir los votos en escaños, por lo que consideran que la norma está incompleta y no tienen previsto apoyarla. El sistema electoral es el punto clave de la ley y el que históricamente ha hecho fracasar la norma siempre que se ha abordado en la Cámara catalana, y en esta ocasión tampoco hay señales de que pueda haber un acuerdo definitivo. El principal punto de fricción es como siempre el sistema utilizado para traducir los votos en escaños, ya que mientras PSC, PP, ICV-EUiA y C's defienden un recuento único, CiU y ERC se inclinan por mantener el sistema actual de un recuento para cada circunscripción.

Este debate entre proporcionalidad y representatividad es el que tradicionalmente ha hecho encallar la ponencia, ya que mientras una parte del Parlament defiende la necesidad de asemejar el peso de un voto en Barcelona con uno de Lleida, la otra advierte del riesgo de crear una Cámara en la que las zonas menos pobladas no estén bien representadas. Así, los trabajos se centran a estas alturas en buscar la cuadratura del círculo con un modelo que satisfaga las demandas de unos y otros en proporcionalidad y en representatividad, algo que no se ha conseguido desde que en 2007 empezara a trabajarse en la ley electoral catalana.

LOS DIFERENTES MODELOS

CiU defiende el denominado 'sistema alemán', en el que la composición del Parlament surja del cruce de dos votaciones: una general a una lista de partido como hasta ahora en cada una de las ocho circunscripciones --veguerías-- y otra sobre un candidato de proximidad --54 distritos uninominales--.

ERC coge como modelo el informe sobre una ley electoral que un grupo de expertos elaboró en 2007, que no recomienda los distritos uninominales --porque en Catalunya la población está distribuida de forma muy desigual-- y apuesta por las circunscripciones y el recuento por veguerías y por las listas electorales desbloqueadas.

Por el contrario, el PSC quiere un sistema de doble urna: una papeleta para elegir el partidoen cada demarcación --siete en total--, y otra para elegir el candidato de cada distrito uninominal; propone 57 distritos en el que cada uno englobe una población de entre 120.000 y 180.000 habitantes y no es muy partidario de las listas desbloqueadas porque son una "medida cosmética" que no tendrá efectos.

El PP también ve con buenos ojos que el distrito uninominal -con menos demarcaciones-- conviva con el sistema actual de voto a la lista de partido en las cuatro circunscripciones, se inclina por un recuento único de los apoyos recibidos en toda Catalunya, y avala la incorporación como novedad de las listas desbloqueadas.

El modelo de ICV-EUiA se inspira en el que se utiliza en los Países Bajos, en el que los partidos presentarían listas en las ocho veguerías pero la distribución de escaños se realizaría a través de un recuento único que sume los votos de un partido en toda Catalunya y distribuya después los escaños por el territorio en función de los apoyos en cada circunscripción.

Por su parte, C's marca como línea roja la necesidad de que el voto de todos los ciudadanos valga lo mismo --máxima proporcionalidad--, para lo que pide una actualización del censo y propone para compensar que las provincias menos representadas tengan de salida dos diputados más.

EL GESTO DE ICV-EUiA

Pese a firmar la ponencia conjunta, ICV-EUiA forzará en el debate sobre la admisión a trámite de la ley electoral una votación sobre su propuesta de sistema de distribución de escaños, una medida con la que quieren incrementar la presión sobre CiU y ERC por un lado y el PSC por otro para intentar alcanzar un acuerdo y desencallar una norma que se resiste desde 2007.

Con este movimiento los ecosocialistas quieren que los grupos que critican la norma por no incorporar ley electoral --PSC, PP y C's-- se queden sin ese argumento al poder apoyar el modelo de ICV-EUiA, y que CiU y ERC se posicionen sobre una propuesta que desde ICV-EUiA se cree que puede sumar suficientes apoyos y cumple con la proporcionalidad y la representatividad.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil