martes, 12 de diciembre de 2017 05:21
Sociedad

El 78% de los médicos se recetaría a sí mismo, o a un familiar, un fármaco de marca

|

El 78 por ciento de los médicos se recetaría a sí mismo, o a un familiar, un fármaco de marca antes que un genérico, principalmente si son profesionales de alguna especialidad, según ha mostrado el estudio 'Percepción de los medicamentos de marca frente a los genéricos', realizado por KantarHealth para la compañía Pfizer.

Además, el trabajo, en el que han participado 235 médicos de Atención Primaria y otras especialidades y 2.556 personas, ha desvelado que el 68 por ciento de los profesionales sanitarios considera que los fármacos de marca avalan la garantía del laboratorio innovador a la hora de desarrollar nuevas opciones terapéuticas y el 60 por ciento que facilitan el tratamiento a los pacientes.

En este sentido, la directora general adjunta de KantarHealth, Berna Buenestado, ha informado de que, respecto al nivel de cumplimiento del tratamiento, el 84 por ciento de los médicos cree que el cambio de fármacos a genéricos confunde a los pacientes, el 75 por ciento que produce errores en la toma de medicación, y el 19 por ciento que puede provocar olvidos.

"Yo siempre suelo prescribir marcas porque las compañías de productos de marca disponen de un departamento que da una asistencia importante para los médicos, soporte que rara vez nos lo dan las compañías de genéricos, porque son más innovadores, y porque los pacientes suelen cumplir más los tratamientos, especialmente la población polimedicada", ha aseverado el miembro del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, Miguel Ángel Ruíz.

Del mismo modo se ha manifestado la población general, ya que, según los resultados, el 40 por ciento dicen que los medicamentos de marca facilitan el reconocimiento de la medicación y el 21 por ciento valoran, respecto a los genéricos, la investigación que el laboratorio ha realizado para el desarrollo del fármaco. Asimismo, en caso de igualdad de precio, uno de cada tres solicita la marca al médico, por fidelidad y confianza.

LA MITAD DE LA POBLACIÓN CREEN QUE SE DIFERENCIA SÓLO EN EL PRECIO

Y es que, el 56 por ciento de la población señala que los medicamentos de marca y genéricos se diferencian únicamente en el precio, seguido de un 30 por ciento que creen que es por el nombre, de un 14 por ciento por la apariencia y un 13 por ciento por los excipientes. Ahora bien, al ser preguntados por las ventajas que aportan los medicamentos genéricos frente a los de marca, un 85 por ciento dice que suponen un "gran ahorro".

No obstante, en caso de igualdad de precio, un 32 por ciento dice que sí solicita a su médico la prescripción por marca por la fidelidad al tratamiento de siempre (51%), el miedo a los cambios (26%) y la comodidad que supone recibir siempre el mismo tratamiento (24%). Además, casi la mitad de la población considera que no dispone de información suficiente para comparar los genéricos respecto a las marcas y, en concreto, 7 de cada 10 desconocen que tienen el mismo precio.

Asimismo, el 30 por ciento de los médicos no conoce la Ley 29/2006 de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos, la cual le permite prescribir por denominación comercial, siempre y cuando se respete el principio de mayor eficiencia para el sistema sanitario.

Respecto a los cambios en la prescripción, el 66 por ciento de la población general reconoce que acepta los cambios cuando van acompañados de una explicación por parte del profesional sanitario. Sin embargo, un 36 por ciento afirma que el médico no le informa adecuadamente si le cambia su terapia con un fármaco de marca a uno genérico, aunque, por el contrario, el 83 por ciento de los profesionales sanitarios dicen que la información que facilitan es adecuada.

"Los pacientes tratados con marcas tienen un mayor control clínico y, de hecho, un 30 por ciento no llegan a sacar el genérico de la farmacia", ha apostillado el integrante del Centro de Salud Murcia-Centro San Juan, Luis García-Giralda.

De hecho, y en el caso de pacientes crónicos y polimedicados, el 65 por ciento de los participantes asegura que no les gustaría recibir sus medicamentos con diferente nombre en cada receta por su impacto en la adherencia terapéutica (50%), por fidelidad a su tratamiento de siempre (26%) y por las posibilidades de que se produzcan equivocaciones (23%).

"Identificar lo que tomas es bueno porque te hace ser consciente de lo que ingieres todos los días. Si no reconoces la medicación es difícil que tengas una adherencia a la misma", ha zanjado el presidente de la Coordinadora Nacional de Artritis (ConArtritis), Antonio Torralba.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil