viernes, 15 de diciembre de 2017 20:58
Opinión

El descensor social

Consol Prados
Consol Prados

Yo soy de una generación que he podido prosperar respecto a mi generación anterior. De hecho es el salto que tradicionalmente se espera de una generación a otra. En mi, en nuestro caso, la implantación de la educación universal y el acceso a la formación y la universidad fueron un paso de gigante respecto a muchos de nuestros padres. Pero también el convencimiento y la confianza en los mecanismos que hacen posible el ascensor social así como la ilusión y la esperanza en el progreso.

Yo soy de una generación que he podido prosperar respecto a mi generación anterior. De hecho es el salto que tradicionalmente se espera de una generación a otra. En mi, en nuestro caso, la implantación de la educación universal y el acceso a la formación y la universidad fueron un paso de gigante respecto a muchos de nuestros padres. Pero también el convencimiento y la confianza en los mecanismos que hacen posible el ascensor social así como la ilusión y la esperanza en el progreso, y la cultura del esfuerzo para que éste de frutos.

Ahora el miedo, y en alguna medida la realidad, es que el ascensor no sólo sirve para subir sino también para bajar. Todos somos más pobres -como conjunto- pero sabemos que en una media siempre hay elementos por encima y por debajo. Han crecido las desigualdades, y lo peor es que todo indica que no será coyuntural sino que éstas se instalan en una sociedad que se caracteriza cada vez más por andar a dos velocidades. Una buena parte de la clase media está desplazada, se consolida un paro de larga duración, y trabajar ya no es una garantía de progreso y ni siquiera de llegar a fin de mes. Son las consecuencias de diferentes factores, entre ellos, supeditar los derechos subjetivos a las disponibilidades presupuestarias y por tanto a los recortes de las prestaciones y de las políticas sociales, o la reforma laboral que va consolidando un nuevo modelo laboral más precario e inestable, la economía sumergida, las reformas educativas ... No son sólo las crisis, en plural, es la falta de diagnóstico o el diagnóstico erróneo y la gestión de la situación.

El caso es que el problema ya no es sólo la quiebra de estos mecanismos que posibiliten la igualdad de oportunidades, que es un grave problema, lo es también la incertidumbre y la desconfianza respecto al futuro y la duda entre la subsistencia y el progreso. Es por eso que cuando Rajoy o Mas dicen respectivamente que ya estamos atravesando el Cabo de Hornos o que ya vemos la playa, no sé muy bien a qué se refieren. La verdad es que se podrían dejarse de metáforas y hablar más claro, o quizás es que hablan con metáforas porque ellos tampoco saben qué nos encontraremos más adelante. En cualquier caso, que se detenga la recesión y que disminuya el paro tímidamente, no son indicadores en absoluto que la crisis -económica- está superada. Una, porque sería una valoración con parámetros antiguos, la otra, porque no podemos avanzar colectivamente con los niveles de desigualdades que tenemos y que crecen, y la tercera que nadie espere volver a la situación anterior porque no volveremos. En estos momentos no hay respuestas -políticas- al cambio de época que vivimos, ni en nuestro país ni en Europa.

La perplejidad de la gente al ver que el ascensor no sólo sube sino que también baja puede canalizarse, intuyo, de diferentes maneras. Con frustración y rabia porque no todo estaba dado de por sí y de lo que beben nuevos populismos, en una resignación a subsistir más que a progresar, a través de una ciudadanía más participativa y activista que no pide sólo participar en el sentido clásico y agotado del término, sino como nuevos actores en una nueva redistribución de los poderes. Hay que ver cómo se gestionan estos tres elementos, la insatisfacción, la resignación de subsistencia y el activismo ciudadano. Y, también, cuáles son las medidas para volver a activar la igualdad de oportunidades que es lo que garantiza la cohesión de una comunidad. Y seguro que no podrán ser las tradicionales.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil