martes, 22 de agosto de 2017 05:36
Politica

Una cuarta parte de comparecientes en la comisión del fraude se han negado a responder preguntas

|

11 de los 42 comparecientes que hasta ahora han sido citados a la comisión de investigación del fraude y la corrupción política en el Parlament se han negado a responder a las preguntas que les han formulado los diputados.

De entre estos 11 comparecientes --más de una cuarta parte del total--, algunos sí han formulado un discurso inicial en ocasiones extenso, pero tras sus palabras a modo de apertura, han optado por el silencio ante las cuestiones de los parlamentarios.

Los argumentos expuestos para no dar explicaciones han sido variados: unos han esgrimido que están imputados, otros que ya han comparecido ante el juez y sus declaraciones están en "internet" y otros han decidido directamente no acudir a la Cámara catalana. Por recomendación de sus abogados, los dos comparecientes más esperados que no respondieron a las preguntas fueron el expresidente de la Generalitat Jordi Pujol y su esposa Marta Ferrusola.

El primero alegó que ya había comparecido ante la Cámara meses antes por el mismo tema, y la segunda se acogió a su derecho de no declarar; sin embargo, sus intenciones se quedaron a medias, ya que algunas preguntas de los diputados les indignaron y acabaron por replicar algunas cuestiones a modo de reproche: "Catalunya no merece esto", dijo Ferrusola. Por el contrario, seis de los siete hijos del matrimonio hablaron ampliamente y sólo optó por no declarar Mireia Pujol, que incluso renunció a hacer una intervención inicial y se limitó a escuchar las preguntas de los diputados con el rostro serio.

"EL SILENCIO DE LA CARTUJA"

El argumento más original lo dio Joan Anton Sánchez Carreté, que se escudó en que, por su condición de asesor fiscal del expresidente Pujol, tenía la obligación de obrar con sigilo y reserva para no perjudicar a su cliente, y esto pasaba por no decir nada: "No tengo otra alternativa que mantener el silencio de la Cartuja".

La exsecretaria de Jordi Pujol Ferrusola Cristina Isabel de Francisco Cotorruelo se negó a responder preguntas porque ya lo había hecho ante el juez, mientras que la exmujer, Mercè Gironès, se negó a responder ante los parlamentarios y también ante la Audiencia Nacional. Quien sorprendió a los diputados fue el exsuegro de Pujol Ferrussola, Ramon Gironès, que tampoco habló, pero rompió su silencio para felicitar a los parlamentarios: "Les felicito a todos porque me han gustado mucho pero no puedo hablar. Me hubiera gustado mucho poder hablar".

El empresario y amigo de Oriol Pujol, Sergi Alsina, habló ampliamente en su turno inicial, pero rechazó preguntas por su condición de "imputado" en el caso de las ITV, lo que le valió las críticas de los grupos.

AUSENCIAS


La lista de estos 11 comparecientes que han optado por el silencio la cierran el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz; el jefe de gabinete de Mariano Rajoy, Jorge Moragas; y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que ya han comunicado que no acudirán a la Cámara. En la sesión del 7 de abril, el presidente de la comisión, David Fernández (CUP), instó a los partidos a reflexionar sobre una reforma del reglamento del Parlament para evitar situaciones que "entelan, oscurecen y frustran la calidad democrática que la sociedad reclama".

Fernández admitió que no declarar es un derecho que asiste a los comparecientes, pero consideró que hay dilucidar entre los casos en los que no declaran porque su situación judicial lo podría justificar y los que no. Apuntó que, cuando los comparecientes no están imputados, debería "prevalecer la voluntad de colaborar con la primera institución democrática del país" y no la de acogerse al derecho a no declarar.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil