jueves, 24 de agosto de 2017 06:47
Opinión

Un mes decisivo para Andorra

Robert Pastor
Robert Pastor



Recuperado el jefe de Gobierno, Antoni Martí, de un cálculo en el delicado órgano que es el páncreas y reintegrado al trabajo, el gran asunto que ha trastornado Andorra entra en el mes decisivo para la resolución, en un sentido o en otro. Este es el plazo que el Gobierno, las entidades y órganos decisivos del país se habían dado.

Recuperado el jefe de Gobierno, Antoni Martí, de un cálculo en el delicado órgano que es el páncreas y reintegrado al trabajo, el gran asunto que ha trastornado Andorra entra en el mes decisivo para la resolución, en un sentido o en otro. Este es el plazo que el Gobierno, las entidades y órganos decisivos del país se habían dado. A esto se añade la declaración de la presidenta de la Comisión nacional de valores española, Elvira Rodríguez, que en el mismo plazo quedarán desbloqueados los fondos de Banco Madrid.

Sin embargo, hay que rebajar el optimismo cuando el economista Niño Becerra calcula que, con la liquidación de la entidad, los depositarios, con el límite de cien mil euros por cuenta, los afectados sólo podrán recuperar una cuarta parte del total de los capitales.

De hecho, se ha publicado recientemente que el resto de bancos andorranos están "prestando" a la BPA tres millones de euros semanales para que puedan dar los 2.500 euros semanales a cada cliente que los quieran retirar, mientras se han concedido ya créditos-puente a las empresas afectadas, por un total de 13 millones más.

Pero van saliendo elementos como mínimo curiosos en todo este asunto. Como la afirmación de «El Mundo» que las auditoras Deloitte y KPMG no encontraron ningún indicio de irregularidades y avalaron las cuentas del banco afectado durante el ejercicio de 2013. O el recordatorio, en otro medio andorrano, que en segunda y definitiva instancia, el Tribunal de Cortes obligó a desbloquear ya el año pasado los fondos «venezolanos» investigados, al encontrarse justificadas y legales las facturas correspondientes a los 1.374 millones de euros que se llegaron a acumular, y que durante las investigaciones se consideraron «limpios» según la legislación propia, que excluye del código penal la evasión fiscal. Habían sido bloqueados durante un año y medio. Pero incluso las escuchas telefónicas practicadas a los sospechosos no dieron resultados «determinantes».

Esa cantidad, según la decisión judicial firme, procedían de empresas chinas legales, legalmente establecidas en el país americano, la mayoría del capital (más de 1.007 millones) fue transferido a la misma China, lo que reduciría el volumen a 367 millones.

Otro dato que puede resultar llamativa es un asesor que trabaja para la BPA: el ex magistrado Baltasar Garzón, que en manifestaciones en el Diario de Andorra defendía «el estricto código ético» de su despacho.

La próxima semana comenzará a funcionar la agencia derivada de la nueva ley para regular la reestructuración o «resolución» de la entidad bancaria (Arreb), se concretarán los fondos de garantías para resarcir clientes (Farreb) y se empezará a ver el volumen del agujero del "banco malo" como la capacidad del "bueno" -con los fondos libres de sospecha- y la viabilidad de la venta o absorción de éste por el resto de entidades.

Mientras tanto, continúa la actividad en los tribunales, con nuevas demandas, como la de un grupo de clientes, organizados colectivamente para recuperar sus fondos, y que tienen como portavoz el residente argentino Manuel Bustelo, que ya vivió la experiencia de verse sometido al «corralito» decretado hace años en su país de origen.

Por su parte, los trabajadores se oponen, de momento, sólo con manifestaciones a los medios, con la posibilidad contemplada en la nueva ley que se pueda devolver la inversión a los pequeños accionistas del banco, en tanto que limitaría sus posibilidades de indemnizaciones, llegados a la situación de la pérdida del trabajo.

Una de las claves es la posibilidad de recuperar los fondos depositados en el extranjero. La declaración de la presidenta de la CNMV española es esperanzadora en este sentido. Y su plazo coincide con lo que espera el Gobierno para que se logre este objetivo y se puedan devolver los préstamos al resto de bancos. Sin embargo, copiamos del Diario de Andorra: "La banca internacional ya ha hecho saber que cualquier intento de reabrir la operativa en el exterior mientras el banco se llame BPA es imposible porque para ella la entidad está muerta".

Habrá pues, que poner en marcha el operativo desde el nuevo "banco bueno", con nombre diferente para llegar a salvar lo que se pueda, y que sea el máximo posible. Un elemento a favor es que han empezado a desaparecer las informaciones escandalosas en los medios internacionales, eclipsadas por otras más actuales.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil