miércoles, 23 de agosto de 2017 12:13
Opinión

Don Boi es un muerto viviente

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Mientras escucho y veo la comparecencia de Alicia Sánchez-Camacho en el Parlament de Catalunya, escribo esta muy breve reflexión sobre lo que fue este jueves de abril el paso por la cámara catalana de del Consejero de Salud Boi Ruiz i García, al que en esta casa de ustedes conocemos familiarmente como Don Boi, y sobre todo, su posterior paso por la televisión del Grupo Godó.

Mientras escucho y veo la comparecencia de Alicia Sánchez-Camacho en el Parlament de Catalunya, escribo esta muy breve reflexión sobre lo que fue este jueves de abril el paso por la cámara catalana de del Consejero de Salud Boi Ruiz i García, al que en esta casa de ustedes conocemos familiarmente como Don Boi, y sobre todo, su posterior paso por la televisión del Grupo Godó para justificarse ante las cámaras de la mano del que parece haberse convertido en los últimos tiempos en el director de comunicación en la sombra del Govern de Artur Mas, mi admirado colega Josep Cuní, por los muchos quites que le está echando a un Ejecutivo que vive sus últimos meses en el poder.


A Don Boi, ¡por fin! le plantaron los partidos democráticos en la sesión de control a la que acudía porque "lo suyo", o sea, lo de su personal visión de la sanidad catalana, ya no hay por dónde cogerlo. Lo venimos escribiendo en este modesto diario desde que se hizo cargo de la Conselleria de Salud, abandonando la sala de mando de la muy privada y rica patronal sanitaria catalana, para hacerse cargo de una Conselleria demasiado golosa como para dejarla en las manos, por ejemplo, de un David Fernández, por poner un ejemplo de político con ningún interés económico en un sector en el que, desgraciadamente, se maneja demasiado dinero sin el control debido y donde la corrupción socio-vergente ha hecho de las suyas durante demasiado tiempo. Ver en la escena parlamentaria del jueves la solidaria actitud de Don Boi, y su antecesora y amiga Marina Geli, me hace sospechar que mi gato "Isidoro", que tantos folios ha dedicado en los tres últimos años a denunciar los usos y abusos de la última legislatura de la Consellera, de su sucesor y de sus respectivos entornos, muchas veces comunes, se había quedado corto en "sus miols" y que el colectivo que se esconde detrás de este seudónimo tenía más razón que un santo en sus reflexiones e informaciones de todo tipo que a más de uno le hicieron exclamar que había que silenciar a CatalunyaPress.


Si no fuera porque ahora mismo, por decisión de Convergència y de Esquerra, a la legislatura le faltan cinco meses escasos para concluir, al Señor Ruiz le quedarían, como decimos los periodistas, tres telediarios, pese a que él, personalmente, se ha echado a la espalda las críticas del desastre en que se ha convertido la sanidad catalana, porque a todo el gobierno Mas así le convenía ya que la ha usado como su banco de financiación a base de recortes indecentes y de una persecución planificada del trabajo de los profesionales del sector. Por eso, hoy podemos afirmar, sin miedo, que Don Boi es un muerto viviente que, como un fantasma sin rumbo, se pasea por los medios afines buscando la redención de la pena a la que le han condenado los suyos y, sobre todo, la mayoría de los ciudadanos también llamados "pacientes", a los que para rematar su penosa gestión, ha expuesto al mejor postor unos datos clínicos claramente confidenciales.


El que Esquerra no haya acompañado a los demás partidos ¿a su izquierda ya? en el ruidoso abandono de la cámara de este jueves, quiere decir que a los de Oriol Junqueras les encantan los entierros políticos, o tal vez que quieren certificar hasta el último estertor el abrazo del oso que un buen día le dieron a los convergentes para mantenerlos en el poder y que inexorablemente les está conduciendo hacia un triste y muy próximo final. Ustedes juzgarán si eso es lo más correcto política y éticamente, o si los republicanos deberían haber desempeñado otro y más edificante papel.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil