lunes, 11 de diciembre de 2017 14:28
Sociedad

El fiscal considera que el copiloto estrelló deliberadamente el avión

|

El fiscal de Marsella, encargado del caso del accidente del avión de Germanwings, ha indicado que la interpretación de la actuación del copiloto, que se negó a abrir la puerta de la cabina al piloto una vez que salió, indica que tenía la "intención de destruir el avión". "No hablamos de suicidoni tampoco de atentado terrorista, solo de intención de estrellar el avión". 

El fiscal de Marsella enumera lo que se puede oír en los restos de la caja negra: "Al principo el piloto y el copilo hablan normal. Después de escucha como se prepara el aterrizaje. El piloto le pide al copiloto que coja los mandos del avión, se oye el ruido de la puerta y sale el piloto. En ese momento está solo el copiloto y manipula los botones para activar el descenso del avión. Se escuchan gritos del comandante pidiendo que le deje entrar a la cabina, pero no hay respuesta del copiloto. Sigue llamando al comandante a la puerta pero no tiene respuesta. Pero sí que se escucha respirar al copiloto hasta el impacto".


El fiscal de Marsella dice que la interpretación a esta hora es que el copiloto voluntariamente se ha negado a abrir la puerta de la cabina al comandante y de la misma manera ha activado el botón para perder altitud. El fiscal de Marsella comenta entonces que la interpretación es que el copiloto estrella voluntariamente el avión, pues se ha negado a abrir la puerta de la cabina al comandante y de la misma manera ha activado el botón para perder altitud. "Esa respiración nos indica que el copiloto estaba vivo. Le llaman los controladores aéreos, no hay respuesta.

Continúa: "No digo la palabra suicido porque no lo sé, solo digo que voluntariamente ha perdido la altitud del avión. Se ha descartado que haya tenido un problema físico, un mareo o un infarto porque la respiración es normal, pero no dice ni una palabra, es el silencio absoluto. Se escucha al copiloto "respirar con normalidad", lo que indica que seguía vivo y "a priori" no sufriría ningún problema." Es más, añade que, pese a los reiterados golpes del piloto desde fuera, "no se escucha absolutamente nada" en el interior de la cabina, al margen de la respiración, "durante los diez últimos minutos". "Había silencio total", ha subrayado.


Continúa la declaración del fiscal, alegando que las víctimas solo se dieron cuenta de lo que sudecía segundos antes del impacto. En adición: "Es un accidente porque se estrelló el avión pero es un acto voluntario del copiloto." Al ser preguntado por la nacionalidad, visiblemente irritado, contesta: "Es de nacionalidad alemana pero no está en la lista de terroristas", para asegurar que "no hay nada que haga pensar en un atentado terrorista".


Sobre si los pasajeros pudieron ser testigos, asegura: "la muerte ha sido instantánea".


COPILOTO: ANDREAS GÜNTHER LUBITZ


El copiloto Andreas Günther Lubitz era natural de Montabaur (Renania-Palatinado), donde era socio de un aeroclub, y se había formado como piloto profesional en Bremen. Era un alemán de 28 años (nacido en 1987) que trabajaba para Germanwings desde hace unos meses.

El comandante del avión, que se hallaba fuera de la cabina de vuelo, era Patrick Sonderheimer, según medios alemanes. Padre de dos hijos, tenía más de 6.000 horas de vuelo, había trabajado en las aerolíneas Lufthansa y Condor y en mayo del 2014 ingresó en Germanwings.

El copiloto, Andreas Günther Lubitz, ingresó en Germanwings en septiembre del 2013.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil