lunes, 23 de octubre de 2017 09:54
Sociedad

Otro avión Airbus en un vuelo de Bilbao a Múnich estuvo a punto de caer con 109 pasajeros

|

El avión A320 que se ha estrellado este martes en los Alpes franceses es el aparato emblema del fabricante aeronáutico europeo Airbus y en la actualidad se operan en todo el mundo 6.191 de esas aeronaves. No obstante, posee un oscuro pasado, como cargar a sus espaldas otros 11 accidentes mortales, 13 accidentes sin fallecidos y ser, casualmente, el mismo modelo de avión que el aparato de AirAsia siniestrado en el mar el año pasado, en el que murieron 162 personas.

Consultados varios expertos en diversos medios digitales, los testimonios apuntan la existencia de un precedente similar al accidente aéreo deeste martes como fue un vuelo de Lufthansa Bilbao-Múnich con un avión Airbus A321, de la misma familia que el A320 pero con capacidad para 50 pasajeros más.

En noviembre de 2014, el A321 de Lufthansa despegó del aeropuerto de Bilbao con destino a la capital de Baviera. Tras ascender a altitud de crucero, la aeronave comenzó a descender a ritmo de 4.000 pies por minuto, cifra similar a la registrada en el vuelo de Germanwings siniestrado. El A321 bajó de 31.000 pies a 27.000 en algo más de un minuto, pero finalmente la tripulación consiguió desconectar el modo automático ?"algo no tan simple como parece", explican los pilotos consultados-. Estabilizaron el aparato y llegaron a su destino, donde la aeronave fue sometida a una profunda revisión.


En ese análisis, los técnicos detectaron que los sensores de ángulo de ataque (AOA) se habían congelado durante el ascenso del avión, por lo que mostraban datos erróneos de la altitud. Este sensor es uno de los sistemas que alerta a los pilotos de que el avión ha entrado en pérdida ?está experimentando un descenso drástico de altura-. Por ese fallo, los pilotos no tenían información precisa que les indicase que la aeronave estaba descendiendo. Eso, unido a las leyes físicas que afectan a la aeronave cuando vuela a una determinada velocidad, estuvo a punto de hacer perder el control sobre el A-321. En un estado de pérdida semejante, "la aerodinámica del avión mantiene el morro apuntando hacia abajo".

La tripulación "reaccionó bien y con prudencia", añadió un portavoz, y el avión llegó a destino. La Oficina Federal para la Investigación de Accidentes de Vuelo hará público el martes un informe con los detalles del incidente y sus causas, adelantó un portavoz a Dpa.

"Al Germanwings le pudo suceder algo parecido. Quizás en situación de poca visibilidad, por niebla por ejemplo, no tenían referencias visuales del terreno y no vieron la proximidad de la montaña" aseguran.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil