lunes, 21 de agosto de 2017 17:58
Opinión

Vivir para sus máquinas

Lilia Cisneros Luján
Lilia Cisneros Luján

Entre la devaluación del peso ?o reevaluación del dólar como mejor le guste- y las cosas ocultas en el armado de coches "importados" en México ?que ni la empresa ni el gobierno le dicen- se estima que las refacciones automotrices incrementarán sus precios hasta en 6% según el Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI), cuyo director general agregó que esto puede aun ser más grave tomando en cuenta la posible reducción de costos de operación para amortiguar el aumento en el precio de lo importado.

Entre la devaluación del peso ?o reevaluación del dólar como mejor le guste- y las cosas ocultas en el armado de coches "importados" en México ?que ni la empresa ni el gobierno le dicen- se estima que las refacciones automotrices incrementarán sus precios hasta en 6% según el Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI), cuyo director general agregó que esto puede aun ser más grave tomando en cuenta la posible reducción de costos de operación para amortiguar el aumento en el precio de lo importado.

Una de las industrias que más sufrió con la crisis global de 2009, fue justamente la automotriz, en términos generales fueron millones los empleos perdidos por el cierre de varias plantas armadoras en el mundo, salvándose el patrimonio implícito en algunas marcas mediante acuerdos de asociación como los casos de: Mazda ?japonesa de origen- y Volvo ?sueca- en las cuales Ford tiene hoy participación. ¿Cómo puede el consumidor saber si el coche "importado" que compra con un costo mayor al medio millón de pesos, es en realidad el de la marca que le ofrecen y no un conjunto de piezas caras, con solo la carrocería, y tripas[1] de otro origen? ¿Qué tanto de los coches originalmente españoles ?SEAT, Ibiza- son por dentro WV? ¿Cómo saber si la suspensión, el motor o los frenos corresponden a los modelos del año en curso o piezas nuevas de años anteriores ocupados por las armadoras y dejadas en bodega por los cierres o fusiones?

Hace 21 años ?como resultado del TLC- en México se armaron ?léase fabricaron- un millón de autos; dos décadas después esto se elevó a casi 3 millones de unidades, presumiéndose un empleo aproximado al millón de mexicanos, sin que quede claro si todos son directos o si esto incluye los indirectos[2], como sería el caso de la refacciones cuya obtención en caso de falla o pérdida ?por robo o accidente- se convierte en un verdadero vía crucis, pues muchas veces no son de la misma marca que el auto. Uno de los casos más conocidos fue el del motor Renault en los modelos Platina de Nissan en el año 2005.

En las cuentas felices de la macroeconomía, México ocupa el octavo lugar ?de los 40 productores de coches- del Rankin mundial[3]solo por encima de Tailandia y Canadá y dejando atrás a España y Francia desde el 2011, lo cual se convierte en 3.6% de contribución al PIB[4], y 80% de piezas exportadas a una red de casi 40 países; pero ¿en que beneficia esto al consumidor? ¿Cuáles son las ventajas para Usted que invierte de 500 mil a 700 mil pesos en su vehículo de lujo por el hecho de que haya sido armado en México en alguno de 18 complejos de producción distribuidos en 11 estados de la república? ¿Cómo decidir cual es el mejor modelo de los 48 autos y camiones ligeros que nos ofrecen los 11 fabricantes de vehículos comerciales y dos de motores para estos en nuestro país? ¿Me beneficia en algo el que el 6% de la inversión extranjera directa sea direccionada al sector automotriz cuando voy a comprar y luego mantener en buen estado mi coche o que 15 de cada 100 de los aquí producidos se exporten a países latinoamericanos?

He testificado el sufrimiento de varios dueños de Audi ?sobre todo de una edición que se anunció como limitada y especial- que han vivido en la agencia varios meses sin que haya refacciones ?que muchas veces son de otras marcas- o sin que exista la posibilidad de pagar servicios de 30 o 40 mil pesos promedio para su arreglo. ¿Qué instancias gubernamentales se hacen de la vista gorda para así evitar la salida de capitales? ¿Cuál es la defensa real del consumidor? ¿Nos beneficia en algo que las cosas estén peor en otros países?

Por lo pronto una buena defensa es conocer el ADN de su auto y eso se logra tomando nota del Número de Identificación de Vehículo -VIN- lo cual es una complicada combinación de dígitos y letras con las que puede saber si dicha unidad corresponde a la marca que le ofrecen, donde fueron fabricadas sus partes y donde ensambladas.

Venderle suministros a las armadoras -piezas, componentes y autopartes- daría un verdadero impulso a la industria en vez de importar; pero para ello sería necesario someter la producción a controles de calidad -tipo ISOTS16949- que desafortunadamente no se buscan por los empresarios nacionales[5], que siendo buenos fueron quebrados por la competencia desleal de China. ¿No sería mejor que la secretaría correspondiente impulsara la capacitación al consumidor[6] y financiamiento empresarial pertinente para reabrir un mercado interno y de exportación por casi cuarenta mil millones de dólares?

Mientras eso se le ocurre a gobernantes que parecen no entender que no entienden, si usted adquiere un vehículo cuasi-clonado ?como si dentro del gran caparazón de una tortuga carey metiera a una pequeña olivácea o golfina- debe valorar si vale la pena que trabaje para mantener su máquina de transporte, si plano decide caminar a riesgo de que lo asalten o prefiere convertirse en puré usando la bicicleta en un país donde las normas de tránsito solo sirven para que los agentes del tema realicen negocios informales pero muy productivos.

[1] Los vehículos Ford fabricados fuera de los Estados Unidos se introducen a menudo bajo marcas diferentes, aunque los modelos sean los mismos. Tales vehículos luego de armados se exportan a un tercer país o de regreso a USA y el consumidor puede ?mediante uno de los dígitos de su VIN conocer la planta donde originalmente fue armada la unidad.

[2] Se dice que por cada directo se generan 7 indirectos.

[3] Organización Internacional de Constructores de Automóviles (OICA)

[4] 20.3% al PIB manufacturero y 28.4% a las exportaciones manufactureras del país. Pero por cada peso de crecimiento del PIB, 45 centavos son gastados en importación. México, ocupa el quinto lugar como país importador de partes y componentes. A esto se llegó por la apertura indiscriminada de lo chino, lo cual ha quebrado industria en todos los rubros.

[5] China es el país con mayor cantidad de empresas con certificación ISOTS16949: 18 mil certificados emitidos, mientras que México tiene aproximadamente mil 200 certificaciones.

[6] Suele olvidarse que lo barato sale caro. Si me ofrecen una refacción de 150 pesos y la original vale mil, se elige la primera sin analizar si es de calidad e incluso si es robada y que a la larga gastaré más de los mil por baja calidad.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil