martes, 22 de agosto de 2017 01:54
Opinión

El Supremo da la razón al ex Rey

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Definitivamente Ingrid Jeanne Sartiau se va a quedar con las ganas de saber científicamente si es la hija de Juan Carlos de Borbón. No habrá prueba de ADN porque el Tribunal Supremo así lo ha dispuesto por 7 votos a favor y 3 en contra. Recurrió el Fiscal, ¡faltaría más! y los Magistrados del Alto Tribunal, por mayoría aplastante, la han dejado sola.

Definitivamente Ingrid Jeanne Sartiau se va a quedar con las ganas de saber científicamente si es la hija de Juan Carlos de Borbón. No habrá prueba de ADN porque el Tribunal Supremo así lo ha dispuesto por 7 votos a favor y 3 en contra. Recurrió el Fiscal, ¡faltaría más! y los Magistrados del Alto Tribunal, por mayoría aplastante, la han dejado sola, pero, eso sí, con el testimonio de su madre que si le dijo la verdad de lo que le había pasado un verano con un joven rubio de ojos azules que la enamoró y compartió con ella tres días de amor inocente y apasionado.

Estas cosas, son muy difíciles de explicar a la familia, pero un hombre de honor, algo que ya no está de moda, siempre ha de ser fiel a su palabra y asumir las consecuencias de sus actos. Antiguamente los padres por un deshonor como éste que no se podrá confirmar, cogían la escopeta de caza y obligaban al "seductor" a ponerse las pilas y reparar el daño causado. Ahora, ya ven, ni siquiera somos capaces de pedirle al acusado que demuestre su inocencia con una sencilla prueba de laboratorio.

Lo cierto, es que la imagen del hasta ahora Rey de España va a quedar muy mal parada y a casi todos, siempre nos quedará la duda de si como sus antepasados tuvo algunos hijos e hijas fuera de su matrimonio o es un invento de los demandantes. Por lo que parece, el Rey Borbón, no tiene la intención de hacer nada para evitar los comentarios de los que hasta ahora eran sus súbditos, con lo que el número de republicanos irá irremediablemente creciendo, ya que su deteriorada imagen ha ido empeorando con el paso de los años, y en este caso concreto mucho más, ya que la presunta hija posee el don de la credibilidad y su hermanastro tiene un parecido asombroso a la saga de los Borbones.

Si los tribunales europeos a los que piensan recurrir los ahora desairados le quitan la razón al monarca, es más que probable que la vergüenza sea aun mayor y con ella la sensación que en este reino de las Españas la justicia no es igual para todos algo que también muchos ya sospechábamos.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil