sábado, 19 de agosto de 2017 13:23
Opinión

LOS NIÑOS, PRIORIDAD DE LAS ADMINISTRACIONES

Maria Assumpció Vilà i Planas
Maria Assumpció Vilà i Planas

Síndica de Greuges de Barcelona

No habría que decirlo, pero de vez en cuando conviene recordar a las Administraciones que el interés superior de los niños tendría que presidir siempre la actuación de los poderes públicos. Y no siempre es así. Hace unas semanas presenciamos como un niño y sus padres eran desahuciados en Nou Barris. Seguramente, no es un caso único. La imagen del niño, que no debía tener más de cinco años, en las puertas de la que había sido su casa con las maletas era angustiosa. Cualquier desahucio de una vivienda es un golpe muy duro, difícil de digerir, pero cuando hay menores implicados nos hace mucha rabia porque la situación es muy injusta.

No habría que decirlo, pero de vez en cuando conviene recordar a las Administraciones que el interés superior de los niños tendría que presidir siempre la actuación de los poderes públicos. Y no siempre es así.


Hace unas semanas presenciamos como un niño y sus padres eran desahuciados en Nou Barris. Seguramente, no es un caso único. La imagen del niño, que no debía tener más de cinco años, en las puertas de la que había sido su casa con las maletas era angustiosa. Cualquier desahucio de una vivienda es un golpe muy duro, difícil de digerir, pero cuando hay menores implicados nos hace mucha rabia porque la situación es muy injusta.


En el reciente informe anual de quejas que he presentado al Ayuntamiento de Barcelona he incluido una batería de recomendaciones dirigidas a atender dignamente a los niños, especialmente a los que sufren situaciones de vulnerabilidad y pobreza que pueden afectar a sus derechos fundamentales.


Ningún niño se tiene que quedar sin hogar y es obligación del Ayuntamiento garantizar un alojamiento digno y estable para toda familia residente que sea desahuciada o que tenga una necesidad acreditada de vivienda. No me consta que haya niños durmiendo en las calles de Barcelona, pero cuando legalmente es necesario un desahucio, la situación hay que llevarla con mucho tacto y ofrecer un alternativa de alojamiento permanente a los más pequeños.


Situaciones muy duras


Quiero reconocer públicamente el importante esfuerzo presupuestario que está haciendo el Ayuntamiento para intentar garantizar que todos los niños de Barcelona que necesitan una beca comedor la tengan. Y creo, sinceramente, que la ayuda de 100 euros mensuales que las familias de 7.500 niños en situación de vulnerabilidad recibirán en 2015 será muy útil.


Pero la situación que atraviesan algunas familias es muy dura, tanto, que ni siquiera las ayudas que tienen son suficientes para vivir. La atención social tampoco funciona adecuadamente en todos los barrios porque no se ajusta a las necesidades del momento. La atención social no puede ser la misma que hace unos años porque la realidad ha cambiado.


Ahora, las necesidades de las familias engloban demandas muy diferentes: vivienda, alimentación, trabajo, bienestar... Ya no sólo se tiene que atender a personas que viven en situación de pobreza crónica sino también a personas que han sufrido un cambio en su vida después de la pérdida de los ingresos que les permitían subsistir dignamente.


Y eso hace que haya familias que no pueden pagar la parte de la beca comedor que les corresponde. A otros, la ayuda se les ha denegado porque los criterios de renta para pedir la beca se basa en el IRPF del año anterior. Pero se han detectado casos en que este criterio puede haber quedado obsoleto --porque el padre, la madre o los dos, han perdido el trabajo, no cobran nada o sólo perciben una pequeña prestación social?, y se trata de familias que necesitan imperiosamente la ayuda para pagar el comedor escolar.


La propuesta que he hecho es que el gasto en alimentación infantil sea una prioridad por ser un factor preventivo básico para mantener la igualdad de oportunidades de los niños y jóvenes escolarizados, es decir que el presupuesto sea de partida abierta. Y, por eso, hace falta que el consistorio cuantifique los costes reales del gasto en ayudas económicas para pagar el comedor escolar y poder dimensionar así adecuadamente las necesidades familiares en este ámbito.


Las baterías de propuestas hechas al consistorio barcelonés en el ámbito de la infancia incluyen también completar el despliegue de jardines de infancia en la ciudad, con centros en todos los barrios, y establecer el acceso gratuito de los niños a servicios y equipamientos educativos como el Park Güell, el Zoo o el Castillo de Montjuïc. Y gratuito, quiere decir eso, gratuito, sin necesidad de inscribirse en registros previos para ir u otras barreras disuasorias.


También planteo que un niño no pueda perder una ayuda económica, en el ámbito educativo, deportivo o del ocio, si los padres no han pagado ?o no lo han podido hacer-- una deuda con la hacienda municipal. Insisto que tiene que prevalecer el derecho superior del niño. No digo que la deuda no se cobre, pero el Ayuntamiento tiene que dirigir sus acciones contra el auténtico deudor, porque el niño no es el responsable.


En definitiva, hace falta ir más allá y potenciar las políticas sociales de infancia y de familia y tomar las medidas que hagan falta para evitar el aumento de las desigualdades y garantizar la igualdad de oportunidades. El futuro de nuestros hijos no tiene que estar en riesgo.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil