miércoles, 18 de octubre de 2017 11:30
Sociedad

No hay un solo país del mundo donde exista plena igualdad de género

|

Amnistía Internacional denuncia en el Día Internacional de la Mujer que "no hay aún un sólo país del mundo donde se haya conseguido la plena igualdad de género" y cada vez son más los que retroceden en esta materia ante una "brutal reacción" contra los avances conseguidos que "amenaza" los derechos de las mujeres y las niñas.

El Día Internacional de la Mujer trabajadora, que se celebra el 8 de marzo, es una fecha marcada en el calendario que nos obliga a reflexionar sobre la situación actual de la mujer en diferentes partes del mundo y en las bases legislativas que limitan sus derechos y que les impide tener las mismas oportunidades que los hombres.

Debido únicamente a su condición femenina, la mujer está relegada a una posición secundaria con respecto al hombre, pues reciben salarios más bajos tratándose de jornadas y desempeños laborales similares a las de los hombres. Así lo ratifican los datos del Organización Internacional del Trabajo (OIT) que reflejan que las mujeres españolas cobran de salario medio anual un 17% menos que los hombres. Desde una mirada más global, en el mundo sólo el 21% de los puestos directivos son ocupados por mujeres, según datos de la ONU Mujeres.

En pleno siglo XXI, ser mujer bajo el pleno ejercicio de sus derechos y en las mismas condiciones que un hombre resulta una tarea casi imposible en diferentes países, ya que la legislación bajo la que regula a su sociedad denigra y limita a la mujer por el simple hecho de serlo. Según explica la directora del Programa de Amnistía Internacional sobre Género, Sexualidad e Identidad, Lucy Freeman, está proliferando "una reacción en contra de los avances realizados con respecto a los derechos de las mujeres" cuando se cumplen 20 años de la Declaración de Beijing, el pacto global que precisamente, trataba de impulsarlos. "En todo el mundo, las mujeres continúan sufriendo discriminación, falta del acceso en condiciones de igualdad a la participación en la vida pública y política y abusos y violencia sexual y de género en los espacios públicos y en el ámbito familiar. Las defensoras de los derechos humanos son a menudo víctimas de amenazas, intimidación y agresión, e incluso pagan a veces con la vida sus esfuerzos por promover la igualdad de género", explica la organización.

Amnistía recuerda que mujeres y niñas continúan sufriendo violencia de género y otras violaciones de derechos humanos porque se cree que están justificadas por la tradición, la costumbre o la religión, entre ellas matrimonio forzado, mutilación genital femenina y crímenes cometidos en nombre del honor. En zonas de conflicto como Afganistán, Sudán del Sur, la República Centroafricana, la República Democrática del Congo, el noreste de Nigeria y las zonas controladas por el grupo armado conocido como Estado Islámico y otros grupos armados violentos, se ha producido además, una escalada de la violencia contra las mujeres y las niñas, con prácticas generalizadas como violación, esclavitud sexual y matrimonio forzado. "A las supervivientes de tales abusos se les niega a menudo la justicia, mientras que sus autores disfrutan de impunidad. Las mujeres refugiadas y las poblaciones desplazadas corren especial peligro. En las situaciones de conflicto y postconflicto se excluye a las mujeres de las conversaciones de paz y la negociación de treguas", destaca Amnistía Internacional.

La organización cita en particular los derechos sexuales y reproductivos para denunciar que "algunos gobiernos continúan intentando relajar los compromisos y obligaciones internacionales contraídos anteriormente sobre el acceso de las mujeres a métodos anticonceptivos y al aborto con el pretexto de lo que denominan 'valores tradiciones' o 'protección de la familia'", de manera que en todo el mundo, "la capacidad de las mujeres para tomar decisiones informadas sobre su cuerpo está sometida a presión creciente".

La Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (Naciones Unidas) que se reunirá este lunes examinará el progreso realizado en la aplicación de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing y buscará además estrategias para conseguir mayor igualdad de género. "Pedimos a los gobiernos de todo el mundo que cumplan los compromisos adquiridos hace dos decenios y protejan los derechos de las mujeres y las niñas. Deben confirmar que los derechos de las mujeres son derechos humanos y tomar con urgencia medidas para hacer efectivos plenamente los derechos de las mujeres y las niñas", reclama Freeman.

LEYES DENIGRANTES PARA LA MUJER

INDIA: En este país la violación dentro del matrimonio es legal, según el artículo "las relaciones sexuales o actos sexuales por parte de un hombre hacia su esposa, si esta no es menor de 15 años, no está considerado violación.


ARABIA SAUDÍ: Obliga a la mujer a estar supervisada por un familiar, que puede ser desde su padre a su marido, que actúa como 'guardián' con la autoridad suficiente para permitirla trabajar, en el tipo de negocios que estime adecuado para ella, viajar o incluso estudiar en la universidad.

INDONESIA: Una de las leyes más polémicas recientemente aprobadas obliga a las estudiantes a someterse a un test de virginidad previo al acceso a la universidad.

TURQUÍA: En este país una mujer no puede aceptar un trabajo sin el previo consentimiento de su marido.

DIFERENTES PAÍSES DE ÁFRICA: Según datos de la Organización Mundial de la Salud, en 27 países de África se practica la Mutilación Genital Femenina, una operación destructiva en la que los genitales femeninos son parcial o totalmente removidos o heridos con el objetivo de inhibir las sensaciones sexuales de la mujer.

NIGERIA: En el estado de Kano, en el noroeste de Nigeria, las mujeres pueden ser castigadas o penalizadas por la participación en deportes o actos públicos.

TÚNEZ: En lo relativo a cuestiones de herencia, la mujer se le permite recibir únicamente la mitad del dinero, mientras que sus hijos o hermanos recibirán siempre el doble.

ESTADOS UNIDOS: En Arkansas, el estado del centro-suroeste de los Estados Unidos, se le permite a los hombres golpear a su mujer o esposa con la limitación de que sea una vez al mes.

NICARAGUA: En este país el representante de la familia es exclusivamente el hombre, y la mujer debe vivir con él y seguirle si cambia de residencia.

CHILE: El contrato matrimonial otorga sólo al marido la licencia para administrar los bienes comunes de los cónyuges, así como los inmuebles propiedad de su esposa.





COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil