jueves, 14 de diciembre de 2017 07:09
imported

El Español esquiva sin magia la esperada final catalana de Copa

|

No podrá ser. El resolutivo Barça de Luis Enrique hizo con solvencia los deberes en Villarreal pero un Español bloqueado, ansioso y sobrepasado por las grandes y justificadas expectativas creadas por llegar a la final de Copa y hacer posible una histórica confrontación catalana, no supo dar respuesta al reto.

No podrá ser. El resolutivo Barça de Luis Enrique hizo con solvencia los deberes en Villarreal pero un Español bloqueado, ansioso y sobrepasado por las grandes y justificadas expectativas creadas por llegar a la final de Copa y hacer posible una histórica confrontación catalana, no supo dar respuesta al reto.

El Athletic de Bilbao liquidó la eliminatoria y la magia en el Estadio de Cornellà-El Prat (con un espectacular ambiente antes y al inicio y 34.831 espectadores) en cuarenta y dos minutos gracias a Aduriz (13') y Etxeita (42 '). Los bilbaínos fueron capaces de ejecutar a la perfección el partido soñado y diseñado por su técnico Ernesto Valverde, que consistía en marcar primero y pronto, generar todas las dudas posibles en su rival, controlar con oficio el partido y minimizar totalmente el 1-1 del 11 de febrero en San Mamés.

Tal y como admitió el entrenador españolista, Sergio González, el resultado del partido de ida terminó siendo mucho menos decisivo de lo que le parecía buena parte del eufórico e ilusionado entorno blaquiazul. Está claro que, el problema fundamental del Español, es el de que tuvo la oportunidad de sentenciar la semifinal claramente y acabó perdonando una ocasión diáfana de Caicedo y enviando dos balones al palo. Con un 1 a 2 ó 1 a 3, el trabajo hubiera estado (entonces sí) mucho más encarrilado.

El conjunto de Sergio, presionado por las circunstancias y sin capacidad de respuesta, no pudo ni siquiera competir. Ninguno de sus jugadores no se acercó ni de lejos a su mejor versión pero la afición despidió a los suyos con muestras de agradecimiento por una trayectoria muy meritoria en el torneo del K.O. Los seguidores del Espanyol han vuelto a sentirse orgullosos del nivel competitivo de su equipo y en un club con grandes turbulencias económicas es fundamental mantener muy viva la llama social y competitiva.

Ha sido, en cualquier caso, una gran oportunidad perdida y coincido con el míster: no será nada fácil para según qué jugadores volver a protagonizar una semifinal de un torneo como la Copa. Al final, ha tenido que ser el exjugador y exentrenador españolista Ernesto Valverde quien ha cerrado el paso, en esta ocasión al Espanyol. Con él en el banquillo blanquiazul se sufrió otra dolorosa noche perdiendo la Copa de la UEFA en Glasgow ante el Sevilla (en la tanda de penaltis) en 2007 y como jugador (también en el banquillo por decisión de Javier Clemente y por algunos problemas físicos que padecía) vivió la pesadilla de la pérdida de la final del mismo torneo continental de 1988 en Leverkusen ... igualmente por penaltis.

La final de Copa 2015 Barça-Espanyol no será, finalmente, posible. Habrá, además, que ver las consecuencias que puede tener en la Liga la gran derrota moral ante el Athletic de Bilbao.


Francisco Javier Monfort

Periodista

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil