sábado, 16 de diciembre de 2017 04:19
Opinión

Pero, ¿qué cachondeo judicial es este?

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

¡Caramba!. Ahora resulta que el gabinete de prensa del TSJC que pagamos todos con nuestros impuestos se ha convertido también en el mandante de la notas de prensa del Juez Santiago Vidal.

¡Caramba! Ahora resulta que el gabinete de prensa del TSJC que pagamos todos con nuestros impuestos se ha convertido también en el mandante de la notas de prensa del Juez Santiago Vidal. Ayer recibimos en la redacción de esta casa una, en la que el magistrado recientemente suspendido por el Consejo General del Poder judicial por tres años, se dirige a sus seguidores anunciándoles lo que va a hacer próximamente, como si todos los catalanes estuviéramos pendientes de sus vicisitudes políticas, que por ser privadas o, como mucho, partidarias, compiten a su esfera particular, que es, la misma, en la que dijo había escrito la Constitución catalana que promueve la sanidad privada como gran avance social de las nuevas estructuras de Estado.

El señor Vidal al hacer estas cosas, nos indigna a quienes creemos en una sociedad más justa, en la que los privilegios se denuncian ante unos tribunales en los que, la única independencia, será la de los Magistrados que los formen, que, por supuesto, han de ser muy respetuosos con las leyes, especialmente, con las que sustentan un Estado de Derecho, en este caso, el del reino de España, que es el que avala y protege nuestra actual democracia. Las posibles constituciones independentistas hay que escribirlas después de que todos nos pongamos de acuerdo sobre el tipo de nación-estado que queremos construir en el futuro, no antes. Porque de la misma manera que un policía no puede hacer en sus horas libres de ladrón de bancos, un juez que ha jurado preservar la primera ley de un estado, tampoco debe tratar de destruirla cuando no viste la toga. En éste, como en otros casos, el sentido común suele ser el instrumento en el que las personas debemos movernos sin que por ello nadie pueda sentirse ofendido.

Por lo demás, ni me alegro de la suspensión del Don Santiago, ni tampoco me parece mal la decisión que han tomado sus jefes reunidos durante nueve largas horas. Simplemente, apuesto por un mismo trato para todos los ciudadanos. Si conspirar contra el Estado es un delito por el que se juzga y condena a un electricista de Sanlúcar de Barrameda. ¿Por qué no han de tomarse medidas legales contra un señor de San Sadurni D'anoia por muy juez que éste sea?

Lo que me extraña es que a Don Santiago Vidal, el farragoso Consejo del Poder judicial le haya dejado durante tanto tiempo emitir opiniones políticas en las tertulias de la radio o la televisión a las que asistía regularmente como bien ha denunciado públicamente el político Duran i Lleida. Eso me suena a mi a corporativismo, como también lo es que una gabinete de prensa de todo un Tribunal Superior de Justicia de Catalunya nos envíe a los medios de comunicación las notas personales de Don Santiago Vidal i Marsal, sin que nadie de Ministerio de Justicia diga nada al respecto pero, ¿qué cachondeo judicial es este?.

Comunicado del Juez Vidal remitido por el TSJC

Manuel Fernando González
Editor
www.catalunyapress.cat
www.pressdigital.es

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil