lunes, 11 de diciembre de 2017 10:40
Sociedad

Rosell califica de "absurda" la cifra que MCM pide al Barça por explotar la Masia

|

El expresidente del FC Barcelona, Sandro Rosell, ha calificado, durante su declaración como testigo en juicio, de "absurda" la cifra de 100 millones de euros que la empresa MCM reclama al club por el supuesto incumplimiento de un contrato para insertar publicidad mediante pantallas led en la fachada de la nueva Masia, y que niega que se haya incumplido.

Al declarar este lunes en el Juzgado de Primera Instancia 25 de Barcelona, también ha asegurado que el contrato -firmado en 2010 con la empresa de Antonio García Valdecasas- no lo negoció él, sino el director general o el director de marketing, pero lo avaló porque le pareció "bien".

"Firmé el contrato porque el director general y el de marketing me dicen que es mejor el anterior, me explicaron más o menos las bases y me pareció bien", ha explicado a preguntas del abogado de la empresa demandante, Mario Conde, y ha negado también que se haya incumplido porque aún sigue vigente.

Rosell ha explicado que, con este nuevo contrato, quedaba derogado el anterior firmado por su antecesor en la presidencia del club, Joan Laporta, y que, sobre todo, le pareció interesante que el compromiso del mismo se rebajase de 25 a 5 años: "Esta era la política del club: no hacer contratos tan largos".

En su declaración, Rosell también ha explicado que a su entender "anunciarse en la pared de La Masia es como anunciarse en cualquier otro edificio de Barcelona. No soy un experto en Marketing inmobiliario, pero distingo entre lo que es la fachada de La Masia y el valor simbólico de La Masia".

Según la tesis de la defensa, la directiva de Rosell frenó la contratación de anunciantes para esa fachada mediante declaraciones como una del ex presidente que dijo "de la publicidad en La Masia, ya hablaremos". Para Rosell, un presidente del Barcelona está siempre obligado a hablar ambiguamente usando términos como "ya hablaremos, es como cuando te preguntan por un lateral derecho del Barça".

Rosell considera que es "exageradísima la compensación que solicita la empresa y también me parece exagerado un contrato como el que firmó con esta empresa la junta anterior que era de 25 años así como es muy raro que lo firmaran cuando sabían que iba a entrar un nuevo gobierno en el club".

LAPORTA CASI NO DECLARA Y CONTRADICE A ROSELL

Joan Laporta
a punto estuvo de no declarar como testigo en el juicio entre la empresa MCM y el Barcelona por supuesto incumplimiento de contrato al exigir al tribunal declarar en catalán. Ante esta petición, el juez decidió suspender el juicio hasta el día siguiente cuando se contratara a un intérprete, lo que indignó a Laporta, quien exigió "mi derecho a hablar en la lengua de mi país aunque respeto la lengua castellana. Llevo desde las nueve de la mañana esperando y son casi las tres de la tarde".

Mario Conde, el abogado para el que se pedía el traductor, aceptó la declaración en catalán a lo que el juez era reticente. Después de que Laporta avisara al juez de que "el jueves estoy de viaje y no sé si podré volver" y de prometer hablar "muy despacio para que me entienda una persona inteligente como el señor Conde", la declaración se pudo llevar a cabo.

En medio de un ambiente tenso en el que el juez llamó al orden a Laporta en alguna ocasión y en la que recordó "no hay nada hilarante en lo que estamos juzgando y le ruego al testigo que se comporte" Laporta afirmó que "la operación con MCM parecía ser beneficiosa para el Barcelona".

Laporta disintió de Rosell al decir que para él "La Masia no es un edificio más, es la fábrica de los sueños".

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil