sábado, 16 de diciembre de 2017 02:28
Politica

Los 28 se comprometen a reforzar los controles de fronteras exteriores para frenar la entrada de yihadistas

|

Los ministros de Interior de la Unión Europea se han comprometido este jueves a reforzar la vigilancia de las fronteras exteriores de la Unión Europea con controles "sistemáticos" a la entrada en el espacio de libre circulación Schengen y basados en criterios de riesgo específicos y armonizados.

El objetivo es disponer de los medios técnicos necesarios para poder realizar controles electrónicos sistemáticos de la documentación de viaje de los europeos que regresan al espacio Schengen, una medida permitida ya de manera temporal en casos de crisis o graves amenazas.

Para reforzar esta herramienta, entre los compromisos expresados por los ministros, en una declaración conjunta en Riga, figura crear "criterios de riesgo" comunes, que sirvan para poder aplicar estos controles sistemáticos de manera permanente a determinados segmentos de población o perfiles considerados de riesgo.

La posibilidad de que este tipo de vigilancia exhaustiva se traslade también al interior del espacio Schengen, tal y como ha planteado el ministro español de Interior, Jorge Fernández Díaz, a su llegada la reunión, "no se ha discutido siquiera" en la reunión. "Las fronteras interiores no están en cuestión", han insistido fuentes europeas.

"Schengen es parte de la solución, no del problema, pero ello implica tomar medidas en las fronteras exteriores", ha explicado el coordinador europeo de la lucha antiterrorista, Gilles de Kerchove, al término de la reunión informal de ministros de Interior de la UE.

DIVISIONES

Sin embargo, persisten las divisiones entre los países respecto a dar un paso más y modificar las reglas del Schengen para que esos exámenes de seguridad sistemáticos se realicen a "todo el mundo", y no a las categorías que se diseñen en función del riesgo, según han explicado fuentes europeas. "Varios países son partidarios de esperar a ver el resultado de las medidas inmediatas, antes de pensar en cambios (con nuevas reglas)", explica un alto funcionario europeo.

En cualquier caso, el encuentro ha servido para reafirmar compromisos ya expresados en distintos foros desde los atentados de París y han reiterado el llamamiento al Parlamento Europeo para que desbloquee la creación de un registro europeo de pasajeros aéreos, una herramienta que los 28 consideran clave para seguir el rastro de los yihdistas que regresan a Europa para cometer atentados.

A falta de medidas concretas aprobadas, los ministros han mostrado un "consenso cada vez más fuerte", en palabras de Kerchove, sobre la necesidad de que Europol se convierta en un gran centro para el intercambio de información entre los Estados miembros.

El jefe antiterrorista europeo también ha aplaudido la voluntad mostrada por los ministros para poner en marcha medidas "más radicales" contra el tráfico de armas y, además, el compromiso de explorar vías con las que luchar contra el radicalismo y promover la "tolerancia", con iniciativas sociales y de integración.

RASTREO EN INTERNET

Otras de las claves asumidas por los ministros de cara a las mejoras necesarias a escala europea es la de contar con los medios técnicos necesarios para poder rastrear a los terroristas a través de internet, un foro que utilizan tanto para captar seguidores como para difundir sus consignas, comunicarse con otros terroristas o buscar financiación.

En esta área, los 28 intentarán negociar con las grandes compañías de la red para aunar esfuerzos en el seguimiento de sospechosos y para acceder a sus comunicaciones -siempre con orden judicial, recalcan fuentes europeas-, pero también para localizar y eliminar de internet contenidos violentos y que inciten al odio.

"Existe un nivel de amenaza no conocido hace unos años y somos conscientes de que ante este nivel de amenaza hemos de dar un nuevo nivel de respuesta", ha dicho por su parte el ministro español, al término del encuentro. Fernández Díaz ha apostado por buscar un "equilibrio" entre libertad y seguridad.

En paralelo a los trabajos en Riga, base de otra discusión prevista por los jefes de Estado y de Gobierno de la UE en su próxima cumbre del 12 de febrero, la Comisión Europea ha anunciado este mismo jueves una modificación en el Sistema de Información de Schengen (SIS) para agilizar el intercambio de información cuando un Estado miembro requise la documentación que permite viajar a un sospechoso.

Países como Francia, Bélgica y Alemania trabajan o han aplicado ya medidas para retirar la documentación si sospechan que la persona planea viajar a países considerados foco del extremismo, como Siria e Irak. La novedad en el SIS es que ahora el resto de países de la UE sabrán a través de la base de datos de Schengen que el sospechoso no tiene documentación para viajar y podrán detenerlo.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil