lunes, 18 de diciembre de 2017 23:34
Opinión

El acuerdo del billón

Robert Pastor
Robert Pastor



El coronel retirado de la guardia civil José Matas Zapata dicen las crónicas que dejó boquiabiertos a los miembros de la comisión del Parlamento catalán encargada de investigar los casos de corupció y evasiones fiscales, no sólo pero sobre todo de la familia Pujol.

El coronel retirado de la guardia civil José Matas Zapata dicen las crónicas que dejó boquiabiertos a los miembros de la comisión del Parlamento catalán encargada de investigar los casos de corupció y evasiones fiscales, no sólo pero sobre todo de la familia Pujol.


Con el grado inmediatamente inferior, de Teniente Coronel, de la Guardia Civil, Matas fue durante más de veinte años, sobre todo en las décadas de los ochenta y noventa, adscrito a la embajada de España en Andorra como responsable de la seguridad de la alegación, de la frontera y la aduana, además, según se intuía, responsable de los servicios de información (CESID, y después CNI) de su Estado en el principado pirenaico.


Desde la experiencia en este lugar privilegiado, sin duda mucho más completa que la particular que podrían haber aportatels máximos responsables de los bancos supuestamente implicados en las cuentas del ex presidente y su familia y más interesante por la claridad y sinceridad insólitas en alguien de los servicios secretos.


La CUP le había acusado de ser poco menos que el "conseguidor", si no cabe, de la red de evasiones fiscales, como las de los Pujol, hacia Andorra.


Y eso lo negó rotundamente, al punto de decir que nunca conoció ningún miembro de aquella familia, aunque sí sabía de las entradas constantes, sobre todo de Marta Ferrusola, porque era el encargado de atoritzar la entrada para la frontera de los mozos de escuadra de escolta.


Esto no es nada, pero, para las delcaracions más claras y sorprendentes, según la crónica de La Vanguardia. Como que era -y quizás es- «una tontería» llevar personalmente dinert en metálico al Coprincipado, porque se puede hacer «directamente desde los bancos españoles».


Pero todo esto todavía son misterios menores, comparados con el gran secreto divugalt (copiamos de la crónica periodística fechada en Barcelona): En una reunión en días bandas entre un representante español y uno de andorrano, que el ahora coronel presenció «se acordó que el Estado permitiría una evasión de un máximo de 2 billones de pesetas a cambio de colaboración en relación al dinero que financiaban amenazas para los ciudadanos españoles, como los terroristas »(de ETA).


No se priorizaba esta lucha contra los capitales que Andorra venía calificando como «grises» -sólo ilegales fiscalmente, pero de origen legítimo- para que el mando de la guardia civil "no podía" quemar "sus fuentes en el interior los bancos andorranos para conseguir objetivos que no eran los más relevantes. Por ello, el dinero negros de la familia Pujol no tenía interés. "


Por si faltaba algún elemento repentino, la sinceridad del testigo llegó hasta dar una opinión menos esperada. Continuamos reproduciendo de La Vanguardia: Para el coronel "no es nada malo que haya algunas empresas que evadan impuestos; que cualquier país serio como Estados Unidos o Inglaterra cuentan con varios paraísos fiscales »y Andorra« como paraíso fiscal es muy pequeño, funcionaba más como paraíso bancario. Los bancos andorranos cogían el dinero negro y la invertían en paraísos fiscales para quedarse con un margen ». Este acuerdo bilateral verbal de un billón de pesetas deja en nada cualquier pregunta «del millón de dólares".


Por otra parte, los acuerdo bilaterales más bien oficiosos, bastante menos secretos de lo que serían en países más grandes, entre Andorra, España (sobre todo) y Francia son múltiples. Un ejemplo es el principio «de reciprocidad» con los dos Estados vecinos: están implantados los correos y sistemas de enseñanza oficiales español y francés. A la hora de repartir los canales de los repetidores de televisión, se ha tenido cuidado de que haya una presencia equilibrada entre productoras de ambos países, especialmente públicas; si acaso con una discriminación positiva a pesar de la menor proporción de población francófona, y con una concesión de dos cadenas en la portuguesa, que Portugal ha convertido en el tercer país con relaciones privilegiadas con el principado pirenaico.


Los precios de las gasolinas, el tabaco o las bebidas alcohólicas, también se conciertan implícitamente con los de España sin necesidad de repetir ninguna conversación puntual, para que sean de compra atractiva para el visitantes españoles, pero no aumenten la tentación del contrabando organizado a escala «industrial», que el «minorista," o "artesano» no ha sido tradicionalmente demasiado perseguido, mientras se ha mantenido en un volumen «razonable».

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil