lunes, 11 de diciembre de 2017 06:44
Sociedad

Las personas con fatiga crónica y fibromialgia se quedan sin atención médica

|

La mayoría de las personas enfermas de Síndrome de Sensibilidad Central (SSC) con Encefalomielitis Miálgica/Síndrome de Fatiga Crónica (EM / SFC), que serían unos 50.000 según el CatSalut, y/o Sensibilidades Químicas Múltiples (SQM, otros 100.000), se han quedado sin atención médica.

Únicamente hay dos centros, el Hospital Clínic y el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, que garantizan un equipo profesional multidisciplinario. Aún así, a Clara Valverde, José María García y Genoveva Seydoux, así como tantas otras personas afectadas por los denominados Síndromes de Sensibilidad Central (SSC), se les ha denegado la atención en los dos centros especializados porque no se encuentran dentro su área territorial de referencia. Al mismo tiempo, hay otras personas que ni siquiera han llegado a visitar a ellos nunca porque las listas de espera se acercan a los dos años, según denuncian los colectivos de afectados.

Son más de 200.000 las personas que sufren algunos de los Síndromes de Sensibilidad Central (SSCC) en Cataluña, según el Departamento de Salud. La mayoría han tenido que sufrir un largo peregrinaje hasta conseguir una diagnóstico, y las que lo han conseguido, no reciben la atención sanitaria adecuada. La cooperativa de asesoría jurídica Colectivo Ronda prepara una queja para exigir al Gobierno el deber de proteger la salud de las personas afectadas, un compromiso que asumió el Parlamento en 2008 con una resolución -después de que las propias afectadas promovieran una Iniciativa Legislativa popular (ILP)-, y que, en 2010, recogió el Gobierno. Además de las personas que ya no pueden ser atendidas ni en el Clínic, ni en la Vall d'Hebron, desde el Colectivo Ronda han detectado un grupo muy numeroso que nunca ha sido atendido en ninguno de los dos centros barceloneses, ni a ningún otra de las teóricas "unidades especializadas", porque no reciben respuesta a sus solicitudes.

El equipo de abogados de Ronda, no sólo denuncia la inexistencia de unidades preparadas, sino que argumenta que la ley recoge el derecho a elegir el médico para la asistencia especializada, que actualmente no se cumple. Hace un año que a Clara Valverde vetaron la atención al Clínic, y ahora mismo no se visita en ninguna parte porque el centro hospitalario asignado, el Hospital de Sant Pau, no hay médico especializado en Síndrome de Fatiga Crónica. Lo mismo le sucede a José María García, a quien por zona le toca el Hospital de Bellvitge, que cuenta únicamente con reumatólogos. Valverde lamenta que la mayoría de las personas que sufren alguna o algunas de las enfermedades queden excluidas de la sanidad pública y sólo puedan recibir una sanidad adecuada para la privada, en caso de que se lo puedan pagar. El centro privado Barnaclínic, que comparte personal y espacio físico con el Hospital Clínic, atiende a personas afectadas por SSC, a quienes no les queda otro remedio que pagar para conseguir los informes de los especialistas y así poder avalar las incapacidades laborales ante el Instituto Catalán de Evaluaciones Médicas.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil