sábado, 19 de agosto de 2017 20:50
Opinión

El error de querer cambiar aquello que funciona

Francesc Duch
Francesc Duch

El Sistema de Emergencias Médicas (SEM), la empresa pública que gestiona la asistencia y el transporte sanitario urgente, plantea un nuevo modelo organizativo que pasa por desmembrar los equipos que forman las Unidades de Soporte Vital Avanzado (SVA). Hasta ahora, estas ambulancias estaban dotadas de un médico, un enfermero y un técnico de transporte sanitario.

El Sistema de Emergencias Médicas (SEM), la empresa pública que gestiona la asistencia y el transporte sanitario urgente, plantea un nuevo modelo organizativo que pasa por desmembrar los equipos que forman las Unidades de Soporte Vital Avanzado (SVA). Hasta ahora, estas ambulancias estaban dotadas de un médico, un enfermero y un técnico de transporte sanitario. Cada profesional conoce su rol y lleva a cabo unas funciones que, coordinadas con las del resto del equipo, ofrecen unos magníficos resultados en situaciones de atención sanitaria compleja. Si el proyecto de la empresa sale adelante, las SVA pasarán a estar formadas por un enfermero y uno o dos técnicos de transporte, mientras que los médicos constituirán los nuevos Vehículos de Intervención Rápida (VIR) que, conjuntamente con un técnico, podrán ofrecer asistencia pero no podrán realizar el servicio de traslado de pacientes.

Querer cambiar lo que funciona normalmente es un error. Si los cambios tienen que ver con procedimientos relacionados con la asistencia sanitaria, el error se transforma en imprudencia, que se convierte en una auténtica temeridad cuando la modificación afecta al modelo asistencial que se ofrece en los casos de emergencia donde el tiempo de espera puede resultar crucial. Los tres colectivos (médicos, enfermeras y técnicos) coinciden en señalar que la reestructuración del SEM puede afectar la calidad de la atención que ofrecen las ambulancias medicalizadas, especialmente su capacidad de resolución casi inmediata ante un suceso urgente. Porque no es lo mismo contar desde el inicio con todas las manos expertas trabajando en equipo que iniciar las actuaciones a partir de unos protocolos, o bien depender de instrucciones externas.

Y es que, con este nuevo modelo, en muchos casos la primera valoración de la emergencia corresponderá a los profesionales de enfermería que, en caso de requerir un diagnóstico médico, deberán esperar a que se desplace la unidad VIR o bien a recibir apoyo por vía telefónica. Este retraso en el tiempo de atención es especialmente preocupante fuera de las grandes ciudades, porque se trata de áreas que no disponen de un servicio cercano de urgencias hospitalarias y en el que las comunicaciones por carretera no facilitan el acceso rápido y directo al lugar donde se produce la urgencia. En los casos más complejos, esperar la reunificación de los equipos para valorar las patologías y comenzar los tratamientos perjudicará la efectividad de las Unidades de Soporte Vital Avanzado.

Desde Médicos de Cataluña (MC) sostenemos que el mejor modelo para mantener la excelencia asistencial del SEM es el que cuenta con el equipo profesional completo desde el primer momento para realizar el abordaje del paciente de manera conjunta. La disgregación de los equipos no es la solución más recomendable en situaciones en que los segundos cuentan. Se trata de una propuesta que también ha recibido el rechazo de consistorios y que ha sido cuestionada por la Comisión de Salud del Parlamento de Cataluña. Es necesario su replanteamiento.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil