viernes, 15 de diciembre de 2017 15:12
Opinión

¡Que se besen?!

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Los colegas de Madrid son unos broncas. Les encanta la sangre, metafóricamente hablando. Por eso, cuando vieron que Jordi Sevilla tenía a su diestra a Zapatero y a su siniestra, a Pedro Sánchez, decidieron que ambos debían darse la mano delante de los fotógrafos, precisamente el día en que todos habíamos publicado noticias y comentarios en torno a la cena, ahora se ha sabido que a cinco, entre el ex presidente del último gobierno socialista y el líder de Podemos Pablo Iglesias, de la que medio PSOE ha hablado y con que la otra mitad se ha cabreado mucho.

Los colegas de Madrid son unos broncas. Les encanta la sangre, metafóricamente hablando. Por eso, cuando vieron que Jordi Sevilla tenía a su diestra a Zapatero y a su siniestra, a Pedro Sánchez, decidieron que ambos debían darse la mano delante de los fotógrafos, precisamente el día en que todos habíamos publicado noticias y comentarios en torno a la cena, ahora se ha sabido que a cinco, entre el ex presidente del último gobierno socialista y el líder de Podemos Pablo Iglesias, de la que medio PSOE ha hablado y con que la otra mitad se ha cabreado mucho.


Como quiera que ambos no se prestaran al apaño público de darse la mano, en la capital del Estado se ha iniciado la correspondiente escandalera en la que destaca, sobre todo, el mal rollo entre los compañeros Pedro y José Luis y ¡cómo no!, el hecho sin confirmar de que el de León le está cerrando comidas a la Presidenta andaluza Susana Díaz con los líderes del IBEX, o sea, con la flor y nata del empresariado nacional para ponerla a continuación al frente del PSOE.


De poco vale que el secretario general de los socialistas esquive la polémica pública con Zapatero. En Madrid, han decidido que ambos se llevan mal y hasta que estos dos sociatas no se den de tortas en cualquiera de los restaurantes de moda que visitan, no pararán. A continuación, el PP se frotará las manos como ha hecho con el primer subidón de PODEMOS que les gustaba tanto, y a continuación, viendo que el huracán a ellos también les causa daños irreparables, cogerán el AVE a Barcelona para pedirle al editor Lara, a cambio de una licencia en la privatización del AVE, que frene a sus periodistas de la Sexta porque el asunto se le ha vuelto a ir de las manos.


Mientras, los Monedero y compañía se frotan las manos porque, entre todos, les están haciendo la campaña sin que se gasten un duro y además juntando pasta en empresas sin empleados que son más rentables que las de los autónomos, aunque no generen ningún beneficio social ni económico para sus conciudadanos.


Al final de esta triste historia, no sabes quién te "jode" más, si los de la casta, que parece que, de tan listos que son, se comportan como tontos, o los de la anti-casta, que se disfrazan de simples pero que, al final, son más espabilaos que los "ratones coloraos", como dicen, con mucha más gracia que este periodista, los sevillanos del barrio del Betis.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil