miércoles, 23 de agosto de 2017 23:28
Sociedad

Pacientes atendidos en urgencias tienen que esperar entre 8 y 9 horas para que las ambulancias los lleve de vuelta a sus domicilios o residencias

|

CatalunyaPress.- La espera que tienen que hacer los pacientes que han sido atendidos en urgencias de los hospitales y que han de volver a las residencias o a sus domicilios, es de ocho horas. Así lo comentaban a CatalunyaPress, profesionales del sector y familiares de los afectados.

Mientras el Conseller Boi Ruiz hablaba en sede parlamentaria de las excelencias de la sanidad catalanas y califica los presupuestos e su departamento para el 2015 como "los mejores posibles", las familias de los enfermos que acudían a urgencias ponían el grito en el cielo por los retrasos de las ambulancias que debían llevar a los enfermos de nuevo a sus domicilios o a las residencias. Una persona de más de 80 años fue dada de alta a la 13 horas, y la ambulancia la retornaba a la residencia a las 22 horas. Nunca en la historia de la sanidad catalana había sucedido nada igual.

Otra mujer de 80 años, había sido intervenida de una pequeña operación sin ingreso, la familia, una vez le habían dado el alta médica, solicitó una ambulancia para llevar a su madre a la residencia, persona con movilidad reducida y que necesita ser trasladada en sillas de ruedas, la enfermera le comunicó que la espera era de ocho a nueve horas. Ante esta situación, no les quedó más remedio que llamar a un ambulancia privada, que se personó inmediatamente y fue trasladada, con la bata de hospital a la residencia donde está internada. Este familiar decía que, claro en esta ocasión ha podido pagar la ambulancia, pero que no todo el mundo dispone de dinero para hacerlo.

Las enfermeras y médicos acusan al departamento de salud y a sus recortes de estas larguísimas espera "antes, como mucho esperabas dos horas, ahora, como habéis podido comprobar, las esperas son de ocho y nueve horas". La resignación ha dado paso a la impotencia de no poder dar respuesta a las necesidades de los ciudadanos. Los equipos de las ambulancias también resignados, dicen que "esto es lo que hay. Dentro de poco, serán los propios familiares con sus coches los que hagan el servicio". Estos dos casos son solo una pequeña muestra de los muchos casos que se están produciendo y que nadie se atreve a denunciar públicamente.

El concurso del transporte sanitario de urgencias y programado que se realizará dentro de pocas fechas, está envuelto, como casi siempre, en la polémica de cuál debe ser las dotaciones de personal que lleven la ambulancias medicanizadas, aunque ya se habla que solo una enfermera en lugar de médico y enfermera como llevan hasta ahora. El conflicto está servido y hasta el propio Sindicato de Médicos de Catalunya ha protestado por el tema.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil