miércoles, 13 de diciembre de 2017 02:48
Sociedad

La comunidad judía catalana llora los muertos de París

|

La Sinagoga de la Comunidad Israelita de Barcelona (CIB) acogió el domingo por la tarde un concurrido acto en recuerdo de las víctimas de los atentados yihadistas que causaron 17 muertos la semana pasada en la redacción semanario satírico francés Charlie Hebdo y el supermercado judío parisino HyperCacher en manos de dos células terroristas de Al Qaeda en la Península Arábiga y el Daesh.

Al acto, que ha contado con la presencia de numerosas autoridades, asistieron, entre otros, la Vicepresidenta del gobierno de la Generalidad de Cataluña, Joana Ortega; el cónsul general de Francia en Barcelona, Edouard Beslay; el inspector general del Ejército en Cataluña, teniente general Álvarez Espejo; el director general de los Mossos, Albert Batlle; el director general de Asuntos Religiosos, Enrique Vendrell; y, varios miembros del equipo de gobierno municipal y diputados de diversas fuerzas parlamentarias.

El acto empezó con una bienvenida a cargo de Uriel Benguigui, presidente de la CIB, flanqueado a ambos lados por representantes de todas las comunidades judías catalanas. En su intervención Benguigui lamentó que "los cementerios de Jerusalén ya no tengan más espacio para las víctimas del terrorismo yihadista en Europa". En este sentido Benguigui ha constatado que "hemos evidenciado la incapacidad moral de buena parte de la sociedad occidental para oponerse, frente al terrorismo, ideales, firmeza y principios". A continuación afirmó que "Occidente debe elevarse en todos los sentidos y buscar los códigos comunes con otras culturas que permitan que los ideales de la libertad, la democracia, la igualdad y la tolerancia se amplíen lo más posible en el seno de la civilización y que permitan descongestionar el estado de enfrentamiento permanente que tiende a imponerse en el trato con las otras culturas". En este sentido Benguigui cerró su discurso haciendo especial hincapié en que "fraternidad es estar unidos frente al terrorismo, porque no podemos dejar que sean los terroristas yihadistas los que nos digan a nosotros que es el Islam" y se ha dirigido a sus "hermanos" musulmanes, representados en el acto por Mohamed Halhoul (secretario del Consejo Islámico de Cataluña) diciéndoles que "no están solos" y que pueden contar con el apoyo de la comunidad judía, y de la resto de la sociedad civil catalana, en la tarea de "vaciar algunas -pocas- mezquitas de terroristas".

Después, se realizó una pequeña ceremonia religiosa donde un grupo de niños encendió una vela por cada una de las 17 víctimas de los atentados a la vez que se leían sus nombres. El rabino de la CIB, Meïr Bar Hen, fue el encargado de rezar un kaddix por las víctimas.

A continuación fue el tiempo de los parlamentos, con intervenciones de la periodista Pilar Rahola, el cónsul general de Francia y la Vicepresidenta del gobierno de la Generalidad. Pilar Rahola salió en defensa "de los ideales de la civilización moderna: la libertad, la convivencia, la tolerancia" y, lo que definió como el gran legado que el pueblo judío ha cedido a la Humanidad: "el amor a la vida". Por su parte el cónsul general de Francia denunció que "aún en pleno 2015, se puede morir en Francia por el solo hecho de ser judío" en un país que alberga "la comunidad judía más grande de toda Europa". "Sin los judíos de Francia, Francia no sería Francia" remachó el cónsul, que también expresó "el compromiso de la República en la lucha contra el antisemitismo con toda la determinación y, incluso, medios excepcionales si es necesario". Finalmente y ya para concluir con el acto, Joana Ortega hizo un alegato contra el odio al pueblo judío recordando que en París "no sólo se ha querido atentar contra la libertad de expresión sino que también se ha atentado por odio".

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil