jueves, 24 de agosto de 2017 08:51
Opinión

Me voy a Suiza

Agustín Rodríguez Mas
Agustín Rodríguez Mas
Dirección de comunicación y Relaciones Institucionales

Recién estrenado este año, leo, releo y no lo creo. Zurich y Ginebra son las ciudades preferidas por los ejecutivos que deben trasladarse a vivir fuera de su país de origen, según un estudio elaborado por una consultora alemana. El atractivo del país centroeuropeo y paradigma del equilibrio social, económico, gastronómico y de ocio, se completa con la ciudad de Berna en sexto lugar entre las diez primeras. Hay que reconocer que se trata de ciudades que tienen elementos muy interesantes.

Recién estrenado este año, leo, releo y no lo creo. Zurich y Ginebra son las ciudades preferidas por los ejecutivos que deben trasladarse a vivir fuera de su país de origen, según un estudio elaborado por una consultora alemana. El atractivo del país centroeuropeo y paradigma del equilibrio social, económico, gastronómico y de ocio, se completa con la ciudad de Berna en sexto lugar entre las diez primeras. Hay que reconocer que se trata de ciudades que tienen elementos muy interesantes. Son ciudades limpias, y muy europeas, al menos en sus horarios. Sin embargo en las "top ten" no hay ninguna ciudad española. No lo entiendo. Nosotros, acostumbrados a mirarnos al ombligo y los ejecutivos no nos quieren !! ¿ que les hemos hecho? Será nuestro carácter? Será nuestra oferta gastronómica? Como puede ser que un ejecutivo no quiera venir a pasear por las Ramblas, el museo Picasso, o visitar la Sagrada Familia? Sigo sin entenderlo.

Lo que si tengo muy claro es que la última lista de millonarios elaborada por Forbes nos dice que en el mundo hay 587 personas cuya fortuna supera los mil millones de dólares. Claro entre estos no se encuentra los ejecutivos de empresas multinacionales, que ganan mucha pasta pero no tienen tanta como estos "millonetis". Y que conste que no lo digo en tono despectivo sino en tono admirativo, porque les aseguro que si yo fuera capaz de tener tanto dinero, haría muy feliz a la gente de mi alrededor y al mismo tiempo procuraría hacerme feliz a mi mismo. Para que se haga usted amigo lector una idea de lo que estamos hablando, entre todos ellos amasan una fortuna de 1,9 billones de dólares, una cifra superior a la riqueza que produce en un año, un país como España. Debe ser eso por lo que no nos quieren tanto como desearíamos. Toda esta opulencia contrasta con datos facilitados por la Organización Mundial de la Salud en los que se denuncia que el 80% de la población mundial carece de un sistema básico de protección social. ¿Los "millonetis" no podrían hacer algo?. Yo creo que algo, aun que fuera poco, seguro que sí.

Claro que bien pensado podrían también hacer mucho o no, por la salud económica de la gente menos pudiente. Ahora sabemos que las familias españolas dedican más del 30% de la renta al pago de deudas. En cualquier caso y volviendo a eso de que los ejecutivos no nos quieren , les advierto que los ejecutivos de hoy son los jubilados de mañana que vendrán a tomarse cañas, y pinchos, a hacerse tratamientos de salud a costa de nuestra seguridad social y a robarnos parte del sol que tan generosamente ilumina nuestro país. Así que si me lo permiten yo prefiero darme un homenaje y tomarme hoy mismo un buen vermouth, no vaya a ser que mañana esté prohibido por ley.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil