domingo, 22 de octubre de 2017 01:19
Sociedad

El imán que adoctrinó a los hermanos Kopuachi trabajaba en el hospital que atendió a los heridos

|

Tras la gran manifestación de París, Francia se despierta de la pesadilla de la masacre y comienza a enterarse de los "detalles" que rodean a lo que ha sucedido. Le Parisien y Libération han contado a sus lectores que el iman Farid Benyettou, que fue "el inductor espiritual" de que los hermanos Kopuachi se pasaran al islamismo radical, trabajó como enfermero en prácticas hasta el mismo día de los asesinatos en el servicio de urgencias del hospital de la Pitié-Salpêtrière, centro al que llegaron los heridos de los atentados.

Según publican los diarios, el jueves, el responsable de la asistencia pública en los hospitales de París, Martin Hirsch, decidió quitarlo del cuadro de empleados -debía trabajar ese viernes- y poner fin a sus prácticas. Hirsch justificó que aunque no tuviera responsabilidad material en la masacre del miércoles, parecía difícil mantenerlo en el hospital que estaba acogiendo a las víctimas de los asesinatos.

Farid Benyettou salió de prisión en el 2011, y unos años antes fue el que le explicó a Chérif Kouachi que "estaba escrito en los textos que estaba bien morir como mártir", consejo que éste seguiría después de asesinar junto a su hermano a los periodistas del Charlie Hebdo y luego ser tiroteado por la policía en la imprenta de Dan Nartin-en-Goele a cuarenta kilómetros de Paris.



Las familias de los terroristas

Por otra parte, la esposa de Kouachi condenó através de su abogado los actos de su esposo. El letrado, Christian Saint-Palais, confirmó a la prensa que su joven clienta fue liberada el sábado después de 72 horas y que al salir de comisaria "expresó su indignación y su condena de la violencia". También tuvo "un pensamiento para las víctimas" y "la misma reacción que la comunidad nacional. El letrado de la Señora Kouachi remachó que ésta estaba «estupefacta".

También la familia de Amedy Coulibaly condenó las acciónes que este terrorista había perpetrado. La investigación lo incrimina en los disparos que recibió el miércoles un hombre cuando hacía deporte en Fontenay-aux-Roses. La munición coincide con la de la tienda judía donde se atrincheró y resultó abatido por la policia

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil