viernes, 15 de diciembre de 2017 07:36
Sociedad

Tercer día de caza a los autores de la masacre de Charlie Hebdo, con el norte de Francia en alerta máxima

|

La policía sigue buscando a los dos sospechosos de haber perpetrado el cruel atentado en París contra la revista satírica Charlie Hebdo, en el que murieron 12 personas, entre los que se encuentran trabajadores del semanario y dos agentes.

Los cuerpos de seguridad están rastreando la región de Picardía, al noreste de París, y registran granjas, casas y bosques en busca de Said y Chérif Kouachi, dos hermanos de 32 y 34 años, presumiblemente armados con rifles Kalashnikov y considerados extremadamente peligrosos.


Las autoridades, en un operativo policial inédito en el país, han desplegado más de 88.000 agentes por todo el territorio. Con la ayuda de numerosos equipos de SWAT (Special Weapons And Tactics) de la Policía y apoyados por helicópteros equipados con cámaras de calor, los agentes rastrearon a los dos hermanos en la región del noreste de la capital francesa. Hasta el momento, al menos nueve personas han sido detenidas.


Con el temor puesto en un posible segundo golpe, nuevos detalles se han ido conociendo alrededor de la figura de los dos yihadistas. Pese a que ambos están incluidos en una lista de personas en exclusión aérea de EE.UU., uno de ellos, Said Kouachi, habría sido entrenado por Al Qaeda en el Yemen. Para tratar de alertar a la población y cerrar el círculo entorno a los responsables de la masacre del pasado miércoles, las autoridades francesas distribuyen imágenes de los dos hermanos bajo el lema "armado y peligroso".


Said y Chérif Kouachi, acusados por el Ministerio del Interior de ser los autores del peor atentado en suelo francés en medio siglo, fueron identificados el pasado jueves en una gasolinera que atracaron en las proximidades de Villers Cotterêts. El dueño del establecimiento dijo haberlos visto esta mañana a unos 80 kilómetros al noreste de París, supuestamente con rifles Kalashnikov y un lanzacohetes en el vehículo. Al parecer los dos hombres enmascarados robaron gasolina y comida en la estación de servicio y huyeron. Por la tarde se reportó que habían sido avistados en la misma región, en el departamento de Aisne. La máxima alerta vigente desde ayer en París fue extendida a la región. Además, las fuerzas de seguridad encontraron cócteles molotov y banderas yihadistas en el automóvil que abandonaron el miércoles los sospechosos del atentado.


Se trata de unas diez bombas incendiarias y banderas en las que se incita a la guerra santa, citaron medios locales a fuentes de la
investigación. Esto demuestra que posiblemente planeaban otros ataques, se indicó.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil