viernes, 18 de agosto de 2017 07:13
Opinión

EL SEPULCRO DE LOS MAGOS

Andres Madrid
Andres Madrid

En el año 1164, Federico Barbarroja entregó al Arzobispo de Colonia, Reinaldo de Dassel, los restos mortales de los tres reyes magos, ahí es nada.

En el año 1164, Federico Barbarroja entregó al Arzobispo de Colonia, Reinaldo de Dassel, los restos mortales de los tres reyes magos, ahí es nada.


Con tan fausto motivo, en la Catedral de Colonia se conserva un sarcófago triple, dorado y adornado con todo lujo, que contiene tales restos que, si consideramos que los reyes magos son un invento medieval y que se dice eran tres para representar a los continentes existentes en la fecha: Europa, Asia y África, vaya usted a saber quién o quienes son los que se encuentran en tan historiado sarcófago.


Metidos en reliquias, el Escorial conserva una pluma del ala del Arcángel San Gabriel que, a mi modo de ver, es el no va más de la imaginación relicaria junto a los sesenta y dos dedos de San Juan que se conservan en el Vaticano.


Pero no quisiera dispersarme en esta cuestión y el sepulcro de Colonia se me antoja metáfora de las prisiones hispanas donde se custodian los que están pero no están todos los que son.


Invito al lector, si a bien lo tiene, haga su propia lista de gentes que debieran estar, de verdad, en el talego y que, como los sabios verdaderos que describe el evangelio de Mateo, deben andar fuera del sarcófago de Colonia.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil