domingo, 20 de agosto de 2017 02:26
Politica

Una sala equilibrada, con magistrados de las tres asociaciones judiciales, estudiará la querella contra Mas

|

La Sala de Admisiones del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) que debe resolver sobre la tramitación o rechazo de la querella presentada por la Fiscalía contra el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y dos miembros del Govern está compuesta por tres magistrados adscritos a tres diferentes asociaciones de jueces que representan sensibilidades ideológicas muy diversas.

El designado como ponente, Francisco Valls, pertenece a la conservadora Asociación Profesional de la magistratura (APM), mientras que la sala la completan Enric Anglada, del Foro Judicial Independiente (FJI), de tendencia moderada, y el progresista Miguel Ángel Gimeno, perteneciente a Jueces para la Democracia y que es además el presidente del propio TSJC.

Gimeno formó parte del plantel directivo la asociación progresista JpD entre 2006 y 2010 y durante un periodo fue el portavoz de la misma ante la prensa.

Su primer destino como juez fueron los juzgados de Primera Instancia e Instrucción de L'Hospitalet de Llobregat en 1987 y posteriormente pasó por los de Instrucción 22 de Barcelona y la Audiencia Provincial de dicho territorio antes de recalar en octubre de 2010 en la presidencia del TSJC.

Lo hizo tras arrebatar esta plaza con una mayoría significativa de votos en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) a la presidenta hasta entonces María Eugenia Alegret.

El pasado 13 de mayo Gimeno se refirió al juez de la Audiencia de Barcelona Santiago Vidal, investigado por el CGPJ por estar elaborando una Constitución para una supuesta Catalunya independiente y señaló que este magistrado no debería ser visto como un juez "parcial" por este motivo.

Igualmente habló de las diferentes resoluciones dictadas por el tribunal que preside en las que se señala "que la lengua sobre la que debe pivotar la educación en Catalunya es el catalán".

ANGLADA Y VALLS

Enric Anglada, del Foro Judicial Independiente, fue el instructor en el TSJC del denominado 'caso ITV' en el que está implicado Oriol Pujol, hijo del expresidente de la Generalitat, mientras era diputado de CiU en el Parlament y por lo tanto aforado.

Oriol Pujol está imputado desde marzo de 2013 por tráfico de influencias, y más recientemente por soborno, al haber presuntamente cobrado por aprovechar su cargo para actuar a favor de la trama de las ITV.

Durante el tiempo en el que investigó este asunto Anglada rechazó varios recursos de la defensa de Pujol, como aquel por el que pretendía paralizar la investigación sobre su patrimonio.

El primer destino de Anglada en la judicatura fue el Juzgado de Instrucción 1 de Bergara (Guizpúzcoa) en 1980, al que siguieron el de Daroca (Zaragoza) y posteriormente la Audiencia de Barcelona en 1989; llegó al TSJC en julio de 2008.

Por su parte, el ponente de la resolución que deberá dictar el TSJC sobre Más, la vicepresidenta del Govern, Joana Ortega, y la consellera de Enseñanza, Irene Rigau, por la organización del proceso participativo del 9N, José Francisco Valls, es juez de carrera desde 1977, y pertenece a la mayoritaria y conservadora APM.

Empezó en el juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Tolosa (Guipúzcoa) y de allí pasó al de Fraga (Huesca), al de Tortosa (Tarragona) y posteriormente al de Instrucción 2 de Bilbao, donde permaneció hasta que en 1982 volvió a Catalunya, al Juzgado de Instrucción 14 de Barcelona y de allí a la Audiencia Provincial de este territorio; es magistrado del TSJC desde abril de 2008.

Durante su etapa de instructor fue el encargado en 1983, como juez sustituto, de confirmar el procesamiento y mantener la situación de prisión de los tres investigados por el caso "Renta Catalana".

De esta causa finalmente fueron absueltos los cuatro responsables de la citada sociedad de inversiones, que fueron sentados en el banquillo por un delito de apropiación indebida.

Sin embargo, la Audiencia condenó a los empresarios Ignasi Baquer Miró --un año de prisión y 30.000 pesetas de multa por falsedad en documento mercantil-- y a Félix Maria Millet a dos meses de arresto y a 30.000 pesetas de multa por un delito de imprudencia que posibilitó la irregularidad investigada.

De forma tangencial Valls también ha intervenido en la causa abierta contra Oriol Pujol, al ser el presidente de la Sala de lo Civil y Penal del TSJC que el pasado 24 de febrero desestimó el recurso presentado por la Fiscalía contra la decisión del instructor de investigar el presunto cohecho del exdiputado de CiU de forma separada a la ya abierta por un supuesto tráfico de influencias en la trama ITV.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil