viernes, 20 de octubre de 2017 07:14
Opinión

No les haga el juego

Lilia Cisneros Luján
Lilia Cisneros Luján
Periodista Mexicana

De los mexicanos se han escrito muchas cosas: que somos un pueblo resentido y proclive a la venganza como resultado de la violación de los conquistadores españoles; que con el yugo de otros ?el patrono norteamericano por ejemplo- doblamos la cerviz y obedecemos; que tenemos proclividad a la holganza, la mentira y la transa[1][1] y que somos fanáticos ?lo mismo para con la Santa muerte, Cristo, la guadalupana, San Juditas, el PRI, el PAN o el PRD etc.- pero lo innegable es que a pesar del estigma ilustrado con humor negro por Abel Quezada, aquí estamos como resultado de la fuerza para sobrevivir.

De los mexicanos se han escrito muchas cosas: que somos un pueblo resentido y proclive a la venganza como resultado de la violación de los conquistadores españoles; que con el yugo de otros ?el patrono norteamericano por ejemplo- doblamos la cerviz y obedecemos; que tenemos proclividad a la holganza, la mentira y la transa y que somos fanáticos ?lo mismo para con la Santa muerte, Cristo, la guadalupana, San Juditas, el PRI, el PAN o el PRD etc.- pero lo innegable es que a pesar del estigma ilustrado con humor negro por Abel Quezada, aquí estamos como resultado de la fuerza para sobrevivir.

Los peores momentos de nuestra historia, han tenido como ingredientes, la ambición -casi siempre de los de afuera- la traición ?por lo regular de los de adentro- y la furia de la llamada madre de la naturaleza a la que hemos hecho hasta lo indecible para molestar. Pero el hecho es que frente a todos estos embates destructivos tenemos con que responder. Nuestro cuerpo diplomático daría mejores resultados si aumentara la presencia de México en los foros encaminados a disminuir el calentamiento o la destrucción de entornos naturales y la extinción de especies, en vez de andar recorriendo el mundo como vendedores ?fenicios o maceguales- de todo lo que deberíamos consumir internamente.

Así como sacamos la casta solidaria, en momentos como el sismo de 1985 o el rechazo a ejércitos invasores ?franceses o norteamericanos- debemos entender que nos compete a todos el evitar espirales de violencia, sin importar que la justificación sean las desapariciones, extorsiones, homicidios, corrupción o la impunidad. ¿Por qué muchos de nuestros políticos, terminan empleados por empresas transnacionales que aspiran a comprar o vender en condiciones desventajosas nuestra riqueza -material o humana- pagándoles por comisión y lavando en ellos sus culpas si el negocio no tiene "buen fin"? ¿Qué esperamos para acercarnos con prudencia a un ex aspirante a la presidencia, para hacerle notar lo lamentable de su papel de Patiño de un payaso pirateado por una televisora a otra que se supone le hace competencia? ¿Acaso nuestra voluntad no es suficiente para dejar de ver telerisa o teveasco, además de cancelar ?aunque sea solo por hoy- miles de contratos de cable ?visión Prodigy y etcéteras- a lo largo del país monopolizados en franca burla a las leyes?

Me queda claro que hay muchas cosas que no funcionan con los gobernantes actuales, como no lo hicieron con los anteriores; pero ¿se resolverían si el presidente cae ?por enfermedad, presiones o amenaza- se dobla o se rinde?

En la lectura bíblica de los libros de Samuel o los Reyes, podemos encontrar las profundas divisiones entre dos de los descendientes de las 12 tribus que fueron el origen de un pueblo que, aun hoy, sigue apostando al belicismo. Judá e Israel eran tan antagónicos como lo pudieran haber sido los espartanos y los atenienses, los liberales frente a los conservadores o los republicanos y los demócratas. Pero a final de cuentas aquí seguimos, exagerando los pactos ante la debilidad para cumplir las leyes. Ponderando la audacia por encima del servicio, ambicionado la riqueza aunque con ello se vulnere la equidad, permitiendo la violencia por la debilidad de aplicar la ley y conducirse con justicia.

En un mundo al revés, se llama anárquicos a enfermos agresores que jamás han leído una letra acerca de la corriente política que si bien propala la ausencia total de los poderes públicos también implica la ausencia de muchas ventajas comunitarias como lo es el orden, el respeto por el otro y la sabiduría de dar a quien lo suyo. Mientras los conductores de "opinión" aprovechan nuestro temor a la muerte ofreciéndonos historias distorsionadas de extraterrestres, reptilianas, dinosaurios resucitados, vampiros ?los tradicionales o los modernos vegetarianos- hombres lobo, líderes espirituales ?enfermos física y emocionalmente- a los que un superhéroe dispuesto a sentir, emocionarse y amar finalmente vence después del uso exagerado de armas como las comercializadas por el programa rápido y furioso.

Es tiempo de volver a lo simple, el calentamiento global disminuirá cuando cada uno dejemos de tirar basura y exijamos a la autoridad inmediata ?presidente municipal o delegado- haga su trabajo de recolección, disposición y manejo con más ética que simples ambiciones comerciales. Seremos más amorosos, piadosos y misericordiosos, si dejamos de hacerle el juego a pseudo religiosos ?budistas, musulmanes, católicos, ortodoxos, o reformados- que manipulan el anhelo ancestralmente humano de religarse con su creador. Aun los ateos pecan de fanatismo. Si Usted tiene dudas acerca de la grey en la que se mueve pregunte antes de acusar, estudie antes de rechazar y externe su opinión de manera respetuosa para no iniciar o ser partícipe ?aun por omisión- de una guerra santa. No sucumba al temor por los altos índices de muertes por Ébola, SIDA, hepatitis y diabetes, simplemente asuma el cuidado de su salud y averigüe quien esta detrás de estas campañas que, sin resolver el problema, si prolongan nuestras vidas pero con un calidad más que degradada. Si somos cristianos de fe no esperaremos que algún científico del futuro nos resucite como a los dinosaurios. Si escogemos el camino largo de las sucesivas reencarnaciones, el viaje a la cuarta o quinta dimensión, la participación en la creación de una nueva raza con la intervención de extraterrestres ¡está bien! pero nada de eso te da la prerrogativa de imponer tu visión a los otros, que al igual que tú tienen el derecho a informase y en todo caso a compartirte su punto de vista siempre y cuando lo hagan con respeto y amor.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil