miércoles, 16 de agosto de 2017 17:10
Opinión

¡Quién dijo miedo!

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Vds. lo irán notando poco a poco. Cada día aparecerá en el escenario político un nuevo grupo de opinión que querrá salvarnos, o algún otro proyecto, como ayer el de Duran i Lleida que ambiciona resucitar la vieja idea de la UCD de la que nació Centristas de Catalunya, entonces comandados por otro líder con gran prestigio en la internacional democristiana, amigo de Aldo Moro y de Cossiga que se llamaba Antón Cañellas, que consiguió agrupar a numerosos dirigentes catalanes que luego acabarían en Convergència, en Unió y hasta en el partido socialista.

Vds. lo irán notando poco a poco. Cada día aparecerá en el escenario político un nuevo grupo de opinión que querrá salvarnos, o algún otro proyecto, como ayer el de Duran i Lleida que ambiciona resucitar la vieja idea de la UCD de la que nació Centristas de Catalunya, entonces comandados por otro líder con gran prestigio en la internacional democristiana, amigo de Aldo Moro y de Cossiga que se llamaba Antón Cañellas, que consiguió agrupar a numerosos dirigentes catalanes que luego acabarían en Convergència, en Unió y hasta en el partido socialista.

Aquel proyecto, muy parecido al que ahora trata de incentivar el político de Lleida, tenía su anclaje en Madrid a través de un Adolfo Suarez que, como Felipe González, movía masas y miles de votos que animaban al granero catalán a sumarse al proyecto. Cañellas y los suyos lo único que pretendían entonces era marcar ciertas diferencias organizativas sin salirse fuera de la línea ideológica de la formación estatal, algo que ahora no existe ni se le espera, como es el caso del PSC que cada día que pasa agoniza dolorosamente inmovilizado por su falta de valor para hablarle a su electorado con un lenguaje claro y contundente que le permita saber que opinan sus dirigentes.

De momento, solo saben guarecerse bajo el paraguas del PSOE a la espera de que escampe el chaparrón. De ahí a que los de Ferraz se den cuenta que con las siglas propias sacan los mismos diputados que pidiéndoles el voto a la gente amparados en el binomio PSC-PSOE, solo falta un poco de tiempo más, que es el que necesitará la presidenta andaluza para darse cuenta de que en la calle Nicaragua también quieren el concierto vasco que ella tanto detesta y de que sus ideas sobre la España Federal está en las antípodas de las otras.

Y luego tenemos el terremoto Podemos, que está revolucionando a la sociedad española en todos los sentidos y que puede provocar, por primera vez en la democracia española, que los dos grandes partidos que han gobernado alternativamente España desde el advenimiento de la democracia, salvo en el periodo de la UCD, se pongan de acuerdo y pacten ese gobierno contra natura que tan bien ha funcionado en Francia y Alemania, cuando los tiempos eran difíciles y solo había una salida por la que escaparse: la cohabitación.

Yo no sé si los seguidores de Pablo Iglesias se saldrán con la suya y llegarán al poder, porque para ellos todavía no ha comenzado el "vía crucis" de verdad en el que se les va a pintar como terroristas, chavistas, y hasta culpables de la muerte de Manolete. Pero aunque no lo consigan, hay que agradecerles a los "millones de indignados que los siguen" que estén ahí peleando por explicarnos las miles de cosas que se pueden hacer para cambiar un país si se le quitan determinados privilegios a quienes siempre los han tenido, y que ahora comienzan a sentirse inseguros, porque lo de la impunidad de la casta o de la Europa de los mercaderes, comienza a desmoronarse.

Así que ya lo saben, protéjanse intelectualmente de la oratoria de estos nuevos profetas de la política, a los que van a tener que escuchar, ver o leer en el día a día de los medios de comunicación, y no renuncien a tener criterio propio, que es lo único que nos queda a los que estamos padeciendo la crisis a la que muchos de los que predican nos han conducido por acción u omisión.

Así que ánimo y aplíquense aquel divo popular: ¡Quien dijo miedo!

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil