viernes, 15 de diciembre de 2017 15:12
Sociedad

El estado del paciente al que atendió la cooperante condicionará su evolución en caso de infección

|

El estado del paciente con ébola al que atendió la cooperante española de Médicos Sin Fronteras (MSF) va a condicionar su evolución, en el que caso en el que la sanitaria de positivo en las pruebas de detección del virus, que van a ser realizadas en el Hospital Carlos III de Madrid.

Así lo ha comentado el vicepresidente de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas (SEIMC), Rafael Cantón Moreno, después de que la cooperante --que aún no ha presentado síntomas-- haya sido repatriada de urgencia a España desde Malí al pincharse, en la madrugada del jueves, con una aguja con la que previamente había pinchado a un caso positivo por ébola.

"La experiencia en este tipo de pacientes es mínima y lo que hay que hacer es establecer un protocolo de vigilancia en estos casos y ahora habrá que saber el tipo de paciente con el cual se ha pinchado, en qué situación estaba en cuanto a esa enfermedad, si estaba en una fase activa o ya estaba en una fase de desaparición de la carga viral", ha comentado el experto.

Dicho esto, Cantón Moreno, que ha reconocido que hay un "riesgo" de que la cooperante pueda estar contagiada, ha avisado de que actualmente "falta perspectiva de conocimiento" como para poder asegurar que el riesgo de contagio es "mayor o menor" cuando se produce un pinchazo que cuando se entra en contacto directo con vómitos o secreciones de pacientes.

Respecto a que, en el caso de que la cooperante de MSF esté infectada se pueda utilizar la sangre de la auxiliar de enfermería Teresa Romero, que ha superado el ébola tras ser tratada en el Carlos III, el experto no ha querido pronunciarse por desconocer el estado inmunológico de la paciente.

Precisamente, este viernes, Romero ha deseado que este supuesto caso no suponga más que "un susto" y que las pruebas "den negativo". Asimismo, ha explicado que "hay que esperar bastante", entre tres o cuatro meses, para que pueda donar su sangre o plasma para tratar otros posibles casos.

"Es muy importante la evolución que tenga la cooperante en esta semana. En Medicina medir las cosas por horas es muy complicado y más en estas enfermedades donde la variabilidad virológica en los pacientes es muy diferente", ha recalcado Cantón Moreno.

EL PERIODO DE INCUBACIÓN ES DE 2 A 21 DÍAS

El periodo de incubación del ébola desde que se entra en contacto con el virus hasta que aparecen los primeros síntomas es de 2 a 21 días. Un diagnóstico en la fase sintomática inicial, debido a que tiene síntomas similares (como la fiebre) a otras patologías, requiere descartar otro tipo de enfermedades que se presentan inicialmente con sintomatología parecida.

Una vez descartadas, se toma una muestra de sangre que se envía al laboratorio de referencia el cual realiza una prueba llamada Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR). En las siguientes 24 horas es cuando se conoce si la muestra es positiva o negativa para el virus ébola.

Asimismo, para descartar falsos negativos o falsos positivos es necesario realizar un segundo análisis, pasadas 72 horas, en los casos en que ha habido un contacto de alto riesgo, personas procedentes de países afectados que han llegado a España en las últimas 72 horas o si los síntomas son muy leves.

Durante el periodo de incubación del virus no se transmite la enfermedad, si no que sólo se hace una vez se está enferma y se empiecen a tener los primeros síntomas.

La recuperación del paciente depende de su respuesta inmunitaria. A partir de la segunda semana de evolución, los enfermos o bien desarrollan un fallo multiorgánico que conduce al fallecimiento, o progresan hacia la recuperación.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil