martes, 22 de agosto de 2017 22:38
Opinión

¿Hacia dónde camina TV3?

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

La Sindicatura de Comptes ha puesto el dedo en la llaga en la viabilidad de TV3, algo que a alguno nos preocupa, dado el sesgo gubernamental que, en los últimos años, venimos notando en su programación. Lo cual conduce por experiencias pasadas como la de la televisión de la comunidad valenciana a situaciones de descrédito y con él, de progresiva ruina económica.

La Sindicatura de Comptes ha puesto el dedo en la llaga en la viabilidad de TV3, algo que a alguno nos preocupa, dado el sesgo gubernamental que, en los últimos años, venimos notando en su programación. Lo cual conduce por experiencias pasadas como la de la televisión de la comunidad valenciana a situaciones de descrédito y con él, de progresiva ruina económica.


En las conclusiones de su informe, la Sindicatura llama la atención a los que tienen responsabilidad sobre ella sobre la necesidad de "fer una anàlisi del model de televisió pública tenint en compte el seu cost, el nivell de servei públic i les possibles fonts de finançament". Un análisis que lleva a conclusiones ya muy conocidas: "La situació econòmica de TVC en els propers anys dependrà de l'evolució de l'aportació de la Generalitat i dels ingressos publicitaris".


Cuando se apuesta "únicamente" por el soberanismo y luego las urnas que ponen los que te dan el dinero y, por lo tanto, las consignas para que sigas funcionando, dicen que la mayoría de los catalanes no han querido ir a votar o no han ido simplemente, y tú has puesto todo tu esfuerzo y todos tus medios en que eso no sea así, alguien ya debería haber asumido, a estas alturas del partido, la responsabilidad de haberse equivocado gravemente en la línea editorial de un medio, que por ser público, pagamos entre todos, es decir: los que quieren legitimamente la independencia para Catalunya que son una minoría muy numerosas y los que no desean tan legítimamente como los anteriores ese status político que son una mayoría mayor y bastante diferenciada.


Una TV 3 similar a la BBC requiere que los políticos desaparezcan de la gestión y el control de la televisión de Catalunya, a la que vienen manipulando prácticamente desde su fundación y que, en estos momentos, de una forma especial le están causando un daño irreparable en su audiencia y en sus recursos económicos, dividiéndonos además a los catalanes en dos bandos que pueden llegar a ser irreconciliables. El sainete que han vivido los valencianos con el escandaloso cierre de su televisión pública, desprestigiada y en ruina, es un espejo en el que los gobernantes que viven en la Plaça de Sant Jaume deberían mirarse y los profesionales de Sant Joan D´Espí contemplar activamente, para evitar que les llegue a pasar lo mismo, algo que no les desea el que firma este artículo, ni creo que tampoco aquellas voces que llevan años denunciado la mala marcha "del día a día televisivo de TV3" con muy escaso éxito, por cierto.


El que un grupo privado además reciba una ingente cantidad de las ayudas financieras que la Generalitat debiera destinar, por ejemplo, a las farmacias o las residencias de ancianos o al tercer sector en su conjunto, forma también parte de una realidad triste y vergonzosa de lo que está pasando en Catalunya, en la que unos ambiciosos gobernantes se han disfrazado de patriotas, abandonando las obligaciones de gobierno que habían comprometido con sus electores y también con el conjunto de todos los demás ciudadanos, que aún esperan de ellos una gestión eficiente en temas como el paro o la sanidad, por mencionar alguna de las cosas que no funcionan en el país y de las que TV3 habla muy poco o sesgadamente en sus Telenotícies.


Harían bien los que mandan y trabajan en TV3 en leerse atentamente este informe de la Sindicatura de cuentas para, inspirándose en sus datos, desandar buena parte del camino editorial y gerencial que hasta ahora han emprendido, para así volver a conseguir que el pluralismo y la independencia profesional vuelvan a unas dependencias públicas de las que nunca debían haber salido.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil