martes, 24 de octubre de 2017 13:32
Sociedad

La defensa de mossos acusados del caso Benítez defienden que se ciñeron al protocolo

|

El abogado de cuatro de los ocho agentes de los mossos d'Esquadra acusados en el caso de la muerte del vecino del Raval Juan Andrés Benítez en octubre de 2013 tras una reducción policial considera en su escrito de defensa que actuaron "tal y como consta en el manual de formación".

"Actúan en tanto y en cuanto al número, en tanto y en cuanto a los criterios de reducción, tal y como les habían enseñado", sostiene en el escrito al que ha tenido acceso Europa Press el abogado Jose María Fuster-Fabra, que se ha posicionado en contra de la tesis de la Fiscalía que acusa a los agentes de homicidio por dolo eventual. La Fiscalía de Barcelona había pedido once años de cárcel para seis de los agentes acusados, al considerar que, aunque no tenían intención de matarlo, "colocaron a la víctima en una clara situación de riego y peligro que podía desembocar en su fallecimiento, conociendo por tanto, que este resultado podía producirse". Sin embargo, este abogado cree que considerar la actuación policial como dolo eventual --que todos se pusieron de acuerdo para actuar de una manera en la cual era previsible con alto de probabilidad-- "constituye en este momento un salto cualitativo que jamás se ha dado en los tribunales españoles en ninguna reducción policial de estas características".

Insiste en que no fue excesivo el número de agentes porque oponía resistencia activa grave y recuerda, para ejemplificar que la actuación fue correcta, que cuando llegaron los sargentos no pararon la intervención: "Cabe señalar que, si el señor Benítez no hubiese opuesto resistencia a su reducción, la duración de la intervención policial hubiese sido inferior", añade la defensa. También justifica el hecho de que los agentes no llamasen antes al Sistema d'Emergències Mèdiques (SEM): no pudieron avisar porque "presentaba resistencia activa que hacía inviable la presencia de los servicios médicos". Por todo ello, el abogado pide la libre absolución de los acusados al considerar que los hechos "no son constitutivos de infracción penal alguna".

Se opone por tanto a la tesis de la Fiscalía que sostiene que Benítez fue detenido en la puerta de su casa "de forma excesiva, desproporcionada", tanto en la duración temporal --que pudo ser superior a los 12 minutos--, como en el número de mossos y la fuerza ejercida. Cree que los agentes causaron en Benítez "un estado de estrés, el cual, unido a los golpes, puñetazos, rodillazos y patadas diversas que le propinaron, y el uso de la porra o defensa policial en posición horizontal" que le llevaron a un estado de inconsciencia y parada cardiorrespiratoria.

MURIÓ EN EL HOSPITAL

Pese a encontrarse en este estado, "fue introducido por los acusados en el vehículo policial esposado y con los pies sujetos a las manos por la espalda", detalla el escrito fiscal. También relata que, aunque al lugar ya había acudido una ambulancia, los policías no requirieron sus servicios para atender a Benítez "hasta que este, esposado y con los pies sujetos a las manos por detrás, fue conducido al interior del vehículo policial, encontrándose inerte".

A petición de los sanitarios, fue desatado y sacado del vehículo para intentar reanimarlo, pero poco después "dado el estado de gravedad que presentaba" se le trasladó al Hospital Clínic de Barcelona, donde murió horas más tarde.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil