lunes, 18 de diciembre de 2017 09:37
Opinión

'PODEMOS' Y LAS IMPOSTURAS

Luis Moreno
Luis Moreno

Profesor de investigación del CSIC en el Instituto de Políticas y Bienes Públicos

Proliferan las tribunas públicas tras la última encuesta del CIS y la constatación demoscópica de que 'Podemos' es la primera fuerza política en intención de voto directo. Abundan los análisis con mayor o menor grado de plausibilidad para explicar el apoyo electoral a la novísima formación, al tiempo que arrecia el desafuero de las descalificaciones en la red. Los trolls, anglicismo de moda para describir a aquellos internautas expertos en lanzar exabruptos y provocar a los usuarios de la red, han encontrado un filón temático con la eclosión de 'Podemos' y aprovechan todo tipo de blogs y aplicaciones telemáticas --como el twitter-- para denigrar a diestro y siniestro.

Proliferan las tribunas públicas tras la última encuesta del CIS y la constatación demoscópica de que 'Podemos' es la primera fuerza política en intención de voto directo. Abundan los análisis con mayor o menor grado de plausibilidad para explicar el apoyo electoral a la novísima formación, al tiempo que arrecia el desafuero de las descalificaciones en la red. Los trolls, anglicismo de moda para describir a aquellos internautas expertos en lanzar exabruptos y provocar a los usuarios de la red, han encontrado un filón temático con la eclosión de 'Podemos' y aprovechan todo tipo de blogs y aplicaciones telemáticas --como el twitter-- para denigrar a diestro y siniestro.

Bien sea mediante refinadas elaboraciones por miembros de la intelligentsia, o a través de combativas argumentaciones de gacetilleros mediáticos, se asiste a un uso y abuso del metalenguaje fluido, con vocablos variopintos que pretenden esclarecer el fenómeno de 'Podemos' para el gran público. Se reiteran viejos argumentos para extraer verdad de lo inédito, aunque herramientas y enfoques del pasado se muestran obsoletos y no siempre se adecuan a comprender el fulgor de lo nuevo. En dicha ceremonia de alumbramiento del conocimiento, los científicos sociales solemos recurrir con frecuencia al recurso de la muy italiana dietrologia, o explicación de los fenómenos políticos identificando razones que no se ven y que, estando 'detrás' de lo aparente, son auténticas causantes de los fenómenos observados.

¿Cómo es posible que un partido inexistente hace unos pocos meses concite el apoyo directo mayoritario de la población española? La elucidación de tan inesperado suceso es multicausal, como todo lo que sucede en la vida social. Empero, y como pasa con otros casos, una principal variable interviniente bien pudiera ser independiente y conformadora de la irresistible ascensión de 'Podemos'. Su naturaleza transversal ayudaría a entender, además, el carácter omniabarcante de sus efectos en grupos y clases sociales dispares y de muy diversa composición. Contribuiría también a comprender cómo, por ejemplo, electores de partidos conservadores (hasta un 7% en el caso de de ex votantes del PP), manifiesten sus preferencias por los jóvenes indignados de 'Podemos'. Tal variable atañe a las imposturas de políticos y dirigentes en la España del bipartidismo y a sus previsibles consecuencias.

Ciertamente debería prestarse más atención a los efectos que las diversas imposturas de representantes partidarios y otros actores sociales han coadyuvado al surgimiento y expansión de 'Podemos'. Se trata de imposturas de haber predicado lo que luego no se llevó a efecto al frente de las instituciones y los cargos de responsabilidad pública. La percepción social de tales engaños con apariencia de verdad se ha acentuado con la convicción de que las conductas han sido intercambiables en el seno de la clase política. La calidad humana de sus integrantes ha pasado a ser la misma a ojos de no pocos ciudadanos. Roles y funciones se han difuminado sin atender a rasgos diferenciadores en la gestión de las políticas públicas. Así, por ejemplo, criticar el desenfreno del boom inmobiliario durante los años de 'vino y rosas' previos al crack de 2007, para admitir posteriormente la incapacidad de haber pinchado la burbuja refleja una ausencia de alternativas entre las opciones de economía política de los grandes partidos. Tales solapamientos de política y programas inducen a secciones de votantes a meter en el mismo saco electoral a los partidos del establishment, del cual rehúye explícitamente 'Podemos'.

El vocablo utilizado por los dirigentes de 'Podemos' ha sido tomado de prestado del libro publicado en 2007 por Sergio Rizzo y Gian Antonio Stella: La casta. Così i politici italiani sono diventati intoccabili. En aquel volumen, y tras ilustrar al lector con una prolija profusión de datos y situaciones, cuando menos paradójicas, se concluía que la casta política italiana se había convertido en la más envejecida y privilegiada en toda la Unión Europea. A menudo, y análogamente a como ha sucedido en el país transalpino, las imposturas políticas en España han favorecido una corrupción basada en la impunidad --o en su autocreencia--, como ha evidenciado recientemente el asunto de las tarjetas black de Bankia-Cajamadrid. Este último suceso se ha convertido en escaparate de imposturas y ha mostrado a los españoles las características y envergadura del fenómeno de la Casta criticado por 'Podemos'.

En Italia, los efectos de higiene institucional provocados por los procesos de Mani pulite ('Manos limpias'), iniciados en 1992, constituyeron un destello de decencia y una reacción contra las prebendas de los políticos y la financiación ilegal de los partidos. Sin embargo, la Casta italiana reeditó su capacidad de adaptación a lo que iba a ser la Segunda República, haciéndola más corruptible, si cabe, que la Primera. Hoy en día España sufre como Italia prácticas y parámetros de imposturas y de corrupción. Al igual a como sucedió con el Movimento Cinque Stelle (Movimiento Cinco Estrellas) en las elecciones legislativas de febrero de 2013, no es aventurado pronosticar una victoria electoral de 'Podemos' en las próximas consultas electorales. Su intención de no presentarse a las municipales y autonómicas del año próximo es coherente con su discurso de evitar caer en las trampas de los juegos de poder, cuando la formación todavía no se ha estructurado de acuerdo a sus propias previsiones. Pero su proyección, gestada en la primigenia movilización de los indignados en la Puerta del Sol madrileña el 15 de mayo de 2011, apunta a una mayor potencialidad para recabar apoyos del creciente número de españoles desencantados con la política en el momento presente. De la reacción de los grandes partidos establecidos y sus potentes lobbies, así como de los aciertos y desaciertos del propio 'Podemos', dependerá que los vaticinios de éxito electoral se materialicen para el joven partido.

En cualquier caso, el irresistible avance de 'Podemos' en las encuestas hará imperativo el cambio para los partidos del estamento político actual. De confirmarse, su anunciado triunfo electoral en un futuro no muy lejano se habría basado en lo que los politólogos anglosajones denominan single issue politics, o contiendas electorales concentradas en un asunto primordial. El hartazgo de buena parte de los ciudadanos hacia las 'malas prácticas' de su clase política les habría estimulado a tomar en cuenta a la única formación que propone romper nítidamente con todo lo ya conocido: ¿cabe etiquetar tales propuestas y comportamientos como antipolíticos o populistas? Quizá sea más razonable entrever una reacción saludable de la ciudadanía frente a las imposturas que no cesan.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil