viernes, 15 de diciembre de 2017 16:45
Politica

El Parlament da el primer paso para poder derogar prerrogativas de los expresidentes

|

El Parlament ha admitido a trámite este miércoles una proposición de ley de ICV-EUiA para modificar la norma que regula el estatuto de los expresidente de la Generalitat, de forma que se puedan revocar sus derechos y prerrogativas si son condenados o si la mayoría absoluta de la Cámara catalana considera que han perdido su "honorabilidad".

La propuesta de los ecosocialistas ha sido admitida a trámite después de que CiU haya decidido finalmente no presentar enmienda a la totalidad, algo que sí ha hecho con las propuestas para modificar la misma ley que habían presentado también PP y C's y que no han obtenido apoyo suficiente para seguir adelante.

El diputado de CiU David Bonvehí ha explicado que su grupo ha decidido tramitar la propuesta de ICV porque considera que pretende mejorar la ley, mientras que, a su juicio, el PP presentaban una norma contra el expresidente Jordi Pujol, y C's una para derogar la ley anterior.

La propuesta presentada por el PP pedía la perdida de "privilegios" de los expresidentes y la devolución de las compensaciones recibidas como asignación mensual siempre que haya una condena firme por delito, o el reconocimiento de haber cometido hechos delictivos o alguna ilegalidad grave.

La propuesta de C's, que ya presentó en el Parlament en la anterior legislatura y que fue rechazada, planteaba que la retirada de los derechos a los expresidentes se pudiera acordar por mayoría simple del Parlament, así como cambios en la norma para suprimir las oficinas del expresidente y reducir a la mitad el salario que reciben.

TRAS EL 'CASO PUJOL'

Jaume Bosch (ICV-EUiA) ha defendido que su proposición --presentada a raíz de que Pujol reconociese que su familia tuvo cuentas sin regularizar en el extranjero durante más de 30 años--, busca proteger la institución de "actitudes indignas" pero fortaleciendo el autogobierno de Catalunya, mientras que, a su juicio, las de PP y C's buscan debilitarlo.

El diputado del PP Pere Calbó ha cargado contra Jordi Pujol por, ha dicho, haber ejercido su cargo de forma indigna, y ha lamentado que CiU haya presentado una enmienda a la totalidad a su propuesta para "taparle las vergüenzas".

El líder de C's, Albert Rivera, ha pedido que el debate no se centre solo en al figura de Pujol, sino que debata a fondo si es necesario que cada expresidente cuente con una oficina y una pensión vitalicia de la magnitud de la actual, y ha celebrado que grupos que rechazaron la propuesta de C's en la anterior legislatura ahora se abran a debatirla.

Desde ERC, Sergi Sabrià ha lamentado que PP y C's quieran aprovechar este debate para quitar protagonismo a la figura de expresidente de la Generalitat, y ha avanzado que los republicanos quieren aprovechar los cambios en la ley para incluir un régimen de incompatibilidades que evite que los expresidentes acaben asesorando grandes empresas.

La diputada del PSC Marina Geli ha advertido del riesgo de que el Parlament quiera ejercer de "fiscal y de juez", y ha pedido que se centre el debate en determinar cuál debe ser el papel de control que ejerza el Parlament sobre la figura y el trabajo de los expresidentes.

David Fernández (CUP) ha apostado por revisar las prestaciones que reciben los expresidentes de la Generalitat, ya que ha considerado inaceptable el coste del alquiler de las tres oficinas de Jordi Pujol, Pasqual Maragall y José Montilla: "La dignidad no son pensiones de oro ni despachos de lujo".

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil