miércoles, 23 de agosto de 2017 06:03
Sociedad

Encuentran el sistema para la reparación de corazones dañados

|

Investigadores del Salk Institute en La Jolla (California), liderados por Juan Carlos Ispizúa-Belmonte y en colaboración con el Hospital Clínic de Barcelona, han logrado regenerar y curar corazones infartados de ratones mediante la reactivación de la maquinaria molecular presente en las células cardiacas.

Lo han conseguido mediante el bloqueo de cuatro moléculas que son capaces de inhibir los programas para la regeneración de órganos, lo que puede ayudar a descubrir nuevas terapias para el tratamiento de diferentes enfermedades cardíacas, según publica 'Cell Stem Cell'.


El hospital ha informado este viernes el centro hospitalario, que ha participado en el proyecto a través del investigador Josep Maria Campistol. Estos nuevos resultados sugieren que, aunque los mamíferos adultos no son capaces de regenerar, por norma general, los tejidos dañados pueden retener una capacidad latente que está presente durante el desarrollo embrionario, del mismo modo que lo hacen organismos inferiores en la escala evolutiva.


"La regeneración de órganos es un proceso fascinante que recapitula los procesos observados durante el desarrollo", ha señalado Izpisúa, profesor del Gen eExpression Laboratory en Salk Institute y autor sénior de este estudio. "A pesar de nuestro conocimiento sobre cómo ocurren la embriogénesis y el desarrollo y del hecho de que la información para generar cada órgano está presente de forma inequívoca en el genoma de mamíferos, los mecanismos que previenen la regeneración de órganos en mamíferos adultos permanecen sin esclarecer", ha indicado.


Su grupo lleva mucho tiempo tratando de descubrir cuál es la maquinaria que define el desarrollo de un individuo con el fin de entender cuáles son los elementos que controlan y ponen en marcha la regeneración en organismos que son capaces de llevar a cabo este proceso, tales como el pez cebra.


El laboratorio de Ispizúa-Belmonte ha sido pionero en la identificación de un gran número de moléculas esenciales que definen el desarrollo de los vertebrados.


Ya en el 2003 el grupo identificó cuáles eran las señales responsables de la regeneración del corazón de pez cebra, y más tarde, en el año 2010, el mismo equipo describió en un artículo publicado en la revista 'Nature' cómo se llevaba a cabo la regeneración en el corazón del pez cebra.


Ese estudio reveló que las células cardiacas tenían la capacidad de convertirse en células más inmaduras, similares a las células precursoras del corazón mediante un proceso denominado "des-diferenciación", que les permitía multiplicarse y regenerar el tejido dañado.


Estudios previos han tratado de dilucidar las claves moleculares responsables de la proliferación de células cardiacas en corazones de mamíferos recién nacidos. "En cambio, para este trabajo nos hemos centrado en los resultados obtenidos con el pez cebra y hemos pensado que si ellos saben cómo regenerar tejidos, debe haber algo que nos puedan enseñar", ha comentado Aitor Aguirre, primer autor del artículo.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil