domingo, 22 de octubre de 2017 05:03
Opinión

Demasiados coches oficiales

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Los desayunos patrocinados para que hablen nuestros políticos se están convirtiendo, "desgraciadamente", en una demostración pública de, que lo que piensan o sienten los ciudadanos, le importan muy poco a estos representantes del pueblo.





Los desayunos patrocinados para que hablen nuestros políticos se están convirtiendo, "desgraciadamente", en una demostración pública de, que lo que piensan o sienten los ciudadanos, le importan muy poco a estos representantes del pueblo. En lugar de mostrar prudencia y recato ante la ola de corrupción de la que son principales artífices, acuden a los actos oficiales utilizando a "destajo" el coche oficial, mientras aconsejan a sus votantes que utilicen el transporte público cuyas tarifas incrementan continuamente.

La última demostración de ese "privilegio de la casta" ha tenido lugar este miércoles invernal en la acera del Princesa Sofía, donde se cumularon coches y coches de gran cilindrada que pagamos todos y al que se subieron sin disimulo y faltos de pudor, Consellers, y otras autoridades de igual linaje. En la foto que les acompaño, y que no es habitual en esta sección, se distingue perfectamente al Conseller Portavoz subir al suyo, un "pinyol" que es, en su habitual comparecencia de los martes, el singular azote del gobierno "que nos roba" e impide la libertad de expresión de los catalanes según la particular versión que, junto a sus compañeros de gabinete, ha trasladado al Tribunal Supremo en forma de demanda. Si los demás conductores intentáramos aparcar de la misma manera y en igual lugar que lo han hecho estos señores, no solo nos multarían, sin que los números mossos y guardia urbana, ¡esa es otra!, que en aquel momento "trabajaban" alrededor del hotel nos lo hubieran impedido sin contemplaciones.

Ni que decir tiene, que la comparecencia del Jefe y President, cosechó un éxito indescriptible con generosa salva de aplausos incluida, en la que no participaron los periodistas, ni tampoco aquellos invitados que habían acudido preocupados a escuchar a Artur Mas para que pudiera aclararles que medidas iba adoptar su gobierno tras la decisión unánime del Constitucional sobre la "macroencuesta" del 9N y si iba a poner sobre la mesa una nueva estrategia de dialogo con el Estado para encontrar de una puñetera vez una salida esperanzadora a la actual situación en la que estamos inmersos.


Nada de nada, y encima, un derroche de coches oficiales, cuando, poniéndose de acuerdo, todos los que los ocuparon, podrían haberse ido juntos al desayuno gratis total, en una par de taxis o, como hicimos nosotros en este diario, utilizando la línea verde que te deja cerca del Princesa Sofía y que funciona, como diría el ex presidente de Uruguay, Pepe Mújica, un político honrado y venerado por medio mundo: "macanudamente".

Manuel Fernando González
Editor
www.catalunyapress.cat
www.pressdigital.es

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil