domingo, 20 de agosto de 2017 04:17
Opinión

Este país es un cachondeo

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Pues sí, el Gobierno Rajoy ha caído en la trampa y va a impugnar el 9N ante el Constitucional. No sé si le desobedecerán los del Govern, pero lo que sí estoy seguro es que se lo van a agradecer mucho, porque es lo que querían. Era lo que les faltaba para convocar plebiscitarias, si es que se convocan, pero en todo caso les servirá para decirle al mundo que a "todos los catalanes", incluido yo mismo, que no estoy por lo del 9N del sí y sí, el Reino de España no nos deja votar y expresarnos libremente. Vamos, que somos una república, perdón, Monarquía bananera.

Pues sí, el Gobierno Rajoy ha caído en la trampa y va a impugnar el 9N ante el Constitucional. No sé si le desobedecerán los del Govern, pero lo que sí estoy seguro es que se lo van a agradecer mucho, porque es lo que querían. Era lo que les faltaba para convocar plebiscitarias, si es que se convocan, pero en todo caso les servirá para decirle al mundo que a "todos los catalanes", incluido yo mismo, que no estoy por lo del 9N del sí y sí, el Reino de España no nos deja votar y expresarnos libremente. Vamos, que somos una república, perdón, Monarquía bananera.


Y eso "no solo no es cierto, sino que además es mentira", que diría mi primo Emilio, el de Monforte de Lemos. Hubiera sido más inteligente que se montaran las urnas y que esta especie de macroencuesta oficial pudiera llevarse a cabo, aunque los que quisieran votar lo hicieran en el Bar Abanico de Viladecans o en Can Vidal en Girona, por decir algo en tono irreverente. Por cierto, mejor votar en los bares fomentando el consumo que poner en un brete a los directores de los colegios e institutos, que al fin y al cabo, además de no cobrar las pagas extras, se pretende que se jueguen su puesto de funcionario sin una carta de la Consellera que les dé la orden.


Por otra parte, usar el Tribunal Constitucional como si fuera el primo de Zumosol es propio de políticos temerosos de Dios, que no de estadistas inteligentes, que son aquellos que aprovechan el impulso del adversario para dejarlo con sus vergüenzas al sol y encima, le prestan una manta para que se tape. Impugnar significa en estos momentos incrementar la lista de independentistas y dar la sensación que la charlotada que ha propuesto el President Mas con la irremplazable ayuda de su mega Conseller Homs es algo serio y creíble. ¡Vaya por Dios!


Un día de éstos, nos comeremos medio kilo de castañas, gallegas por supuesto, y recuperaremos el seny, catalán sin duda, y entonces podremos mirar hacia atrás para darnos cuenta de la cantidad de barbaridades que están llegando a las portadas de los diarios todos los días, un mensaje inequívoco a nuestros vecinos europeos que, ahora mismo, deben pensar que, debido al escaso talento de nuestros gobernantes, nacionales, autonómicos y municipales, sufrimos una enajenación mental colectiva que hace que podamos exclamar sin temor a equivocarnos que "este país?.. es un cachondeo".

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil