lunes, 21 de agosto de 2017 19:54
Opinión

LA HIPOCRESÍA EN LA CORRUPCIÓN

José Luís Fernández Díaz
José Luís Fernández Díaz
Profesor. Miembro del Consello Escolar de Galicia

¡Ya estoy harto!, Después de un abundante y variado muestreo hecho entre tantos ciudadanos que conozco, creo poder hablar en nombre de la pacífica mayoría silenciosa que tambien se encuentra en el mismo estado anímico.

¡Ya estoy harto!, Después de un abundante y variado muestreo hecho entre tantos ciudadanos que conozco, creo poder hablar en nombre de la pacífica mayoría silenciosa que tambien se encuentra en el mismo estado anímico. Harto de que cada día nos despierten con un nuevo caso, que desde hace muchos años hedía a todos los cercanos "al tema". Harto de que las noticias vayan incrementando su grado de intensidad programado, para la explosión final en el colmo de la corrupción. Harto de la hipocresía que supuso, dejar que muchos espoliasen el erario público mientras hubo abundancia para todos, y no se notaba tanto, y harto tambien, de que jueces estrella, ahora condenados, se transformen en mártires de un sistema que los fagocitó por sus prácticas de supuestos justicieros.

Difícilmente llegaré a comprender la razón por la que, a los que poseen grandes fortunas, siempre les acompaña el bálsamo salvador de la prescrición del delito, mientras que a los pobres asalariados, se les notifica con celeridad la ejecución inminente de la sentencia que los condena al desahucio. Pero.. ya se sabe, en un país que confió en un Presidente que ahora no cumple ninguna de sus promesas electorales, "por el bien del Pueblo", si no siega lo que sembró, hasta es posible que merezcamos seguir en la situación que nos vemos. Espero que de una vez por todas, la alternativa plural tome el timón de un barco que va a la deriva desde hace tempo.

Muchos son de la opinión que las mayorías absolutas en una democracia jóven como es la nuestra, son un riesgo de volver a las actitudes que nos recuerdan los ecos de un pasado incerto, cuando se aludía sobre todo, al orden civil y social. ¡Dios nos libre de aquellos salvadores!, que tambien decían: "PODEMOS traer la Paz".

Ahora es el momento de apostar por nuestra generación, como vía de revalorización del Sistema político, por un futuro de bienestar alejado de la infraestrutura de las migajas que le caen a los ricos, para que los pobres tengan la boca cerrada, mientras ellos nadan, entre placeres, en el mar de la corrupción sin límites. En este contexto hay tiempo para desarrollar el sentido del humor. Solo hay que echar una mirada a Catalunya, y ver cómo el Presidente de esa Comunidad Autónoma, se monta él solo, un circo sin carpa ni payasos. Cada cual se divierte a su manera, pero tambien estoy harto de que no pidan abiertamente lo que quieren: un modelo fiscal semejante a las Comunidades de Euskadi y Navarra. Pues al final, cualquiera de estos cuentos, se arregla con dinero?, y de eso no se hartan. Lástima que en tiempos de crisis, la solución venga con ruedas de molino, pero más pronto que tarde, tendrán que revisar lo que viene dando problemas desde hace muchos años. Y si en algo entiendo el himno catalán, es que comienza con la famosa frase de "Catalunya triomfant". Deste modo seguro que habrá muchos independentes de corazón, pero todos ellos saben que el pez grande se come al pequeño, y ante eso, ¿Donde queda el triunfo?. Por eso me despido con el siguiente verso de Els Segadors, en lo que se refire a Catalunya: "tornarà a ser rica i plena".

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil