domingo, 20 de agosto de 2017 17:35
Opinión

Andorra, el mundo en pequeño

Robert Pastor
Robert Pastor



Los andorranos siempre se han mostrado orgullosos del crisol que es por la diversidad de orígenes de la gente que vive, de la práctica totalidad de Europa y, como mínimo, de cuatro continentes.

Los andorranos siempre se han mostrado orgullosos del crisol que es por la diversidad de orígenes de la gente que vive, de la práctica totalidad de Europa y, como mínimo, de cuatro continentes. Con la globalización, y con la relación con la URE, ahora vive también fenómenos poco habituales o insólitos, comunes en las sociedades occidentales.

Por primera vez desde la que hicieron los obreros catalanes de CNT y FAI venidos de Cataluña en 1933, trabajadores organizados de sectores públicos -Aduanas y educación- fueron a huelgas efectivas. El jefe de Gobierno felicitó a los aduaneros y se congratuló porque este derecho reconocido en la Constitución se haya hecho efectivo, a pesar de la falta de regulación legal. Veremos si piensa lo mismo jueves, cuando el celo de los aduaneros se extienda, en lugar de dos horas, a toda la jornada de atascos en la frontera.

Otro aspecto generalizado a la vista son los «recortes» en la salud pública, no de medios, sino de la cobertura económica de los cuidados a los ciudadanos por parte de la Caja de Seguridad Social (CASS), ante un déficit que se hace ya absolutamente insostenible.

Un tercer aspecto es la demanda europea de intercambio automático de información fiscal y financiera. Del actual sistema que limita estos intercambios los pedidos por vía judicial y ante indicios de procedencia ilícita de los fondos depositados por extranjeros, se debería pasar a una entrega espontánea de los datos de extranjeros y residentes de otras nacionalidades con cuentas en los bancos.

Aceptado el principio, después de que lo hiciera también Suiza y el resto de microestados del continente, la información se quisiera efectiva y plena a partir del próximo año 2018. Sin embargo, la resistencia continúa, con un intento de aplazamiento -que no de negativa- por las dificultades técnicas derivadas del volumen de la materia a procesar y por la competencia que pueden mantener otras plazas financieras, entre las que se mencionan concretamente Hong Kong y Singapur.

Todo esto, y la continuidad de los procedimientos de los «casos Pujol». El Diario de Andorra ha reproducido documentos jurídicos, hasta ahora mencionados, pero nunca antes conocidos literalmente; por un lado, la relación atribuida a la policía española de un total de once asentamientos del ex presidente y miembros de la familia, entre los años 2010 y 2011, en cuentas bancarias andorranos o figura también uno del pequeño de los hijos, Oleguer, por poco más de 800.000 euros. Por otro, la petición formal enviada por la 'batlle' (juez) María Ángeles Moreno al magistrado de Audiencia Nacional donde reclama, antes de decidir sobre la entrega de los datos solicitados desde Madrid, las fechas en que fueron aportados los documentos que justifiquen las acusaciones, y los respectivos contenidos.

Concretamente, si existe la instrucción un documento procedente con información de algún banco andorrano, lo que puede figurar, procedente de la policía española, referido a datos de bancos de Andorra en general y de la Banca Privada (BPA) en particular y , finalmente, si las informaciones proceden de la prensa escrita, o ya constaban, conseguidas por otros medios, antes de las publicaciones.
Suiza ya denegó informaciones pedidas sobre los Pujol. Andorra va por el mismo camino, como se puede ver con esta actuación judicial, si España no aporta indicios con credibilidad que los implicados han adquirido los capitales mediante delitos -relacionados con la corrupción- diferentes de la evasión de divisas para evitar la fiscalidad, hechos que no figuran en el código penal andorrano, y en caso de entrega de los datos, que no se puedan utilizar para la persecución de supuestos delitos fiscales.

En contraste con una trayectoria al compás de las sociedades europeas, y occidentales en general, el nacionalismo, en forma de celo por mantener la soberanía propia cuotas máximas de soberanía se mantiene inmutable en el pequeño país pirenaico.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil