sábado, 21 de octubre de 2017 19:55
Sociedad

El 10% de los presos españoles está coinfectado de hepatitis C y VIH

|

El 22% de los reclusos en España tiene hepatitis C, de los que un 40% también está coinfectado con VIH, lo que supone un 10% del total de la población penitenciaria, según los últimos datos de la Subdirección General de Sanidad Penitenciaria (SGSP).

Las cifras han sido reveladas este viernes en el Congreso de la Sociedad Española de Sanidad Penitenciaria (Sesp), que se celebra hasta el sábado en Barcelona y acoge a numerosos expertos del sector, han informado los organizadores en un comunicado.

La afectación de los presos es "muy superior" a la de la población general, debido principalmente a que un porcentaje elevado de ellos consume drogas por vía intravenosa, así como por otras vías también asociadas a la transmisión de enfermedades como la hepatitis C y el VIH.

Según ha afirmado el portavoz de los servicios médicos del Centro Penitenciario Fontcalent de Alicante, Pablo Saiz de la Hoya Zamácola, "en las prisiones está muy limitado el tratamiento con los fármacos de acción antiviral directa (AAD), que son los que en la mayoría de las ocasiones están indicados actualmente, debido a la crisis y los recortes".

Esto no ocurre en Catalunya y el País Vasco --únicas comunidades autónomas que han transferido la sanidad penitenciaria a los departamentos de salud--, ni tampoco en Extremadura, que recientemente ha acordado que el tratamiento lo pague el Servicio Extremeño de Salud.

La SGSP no permite a los médicos de prisiones prescribir estos fármacos ya que son de uso hospitalario, por lo que los pacientes reclusos únicamente pueden ser tratados en Madrid, controlados por un solo hospital.

"Además de la ingente lista de espera que esto ha provocado, muchos pacientes se niegan a ser trasladados lejos de sus familias y médico habitual, por lo que nunca recibirán el tratamiento adecuado", ha añadido.

El experto ha enfatizado que el correcto diagnóstico y tratamiento de la población penitenciaria en el tratamiento de las enfermedades infecciosas beneficia "a toda la población española, como ya se ha demostrado con el control de otras enfermedades como el VIH y la tuberculosis".

TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD

En el congreso también se ha revelado que el 72% de los pacientes penitenciarios con hepatitis C sufre un trastorno de la personalidad (TP), entre los que predominan el trastorno de la personalidad antisocial, en un 46%, y el borderline, en un 30%.

"La población penitenciaria tiene una mayor prevalencia de TP porque el padecimiento de muchos de estos trastornos se relaciona con una mayor probabilidad de cometer delitos", ha precisado Saiz de la Hoya, que ha concretado que estos pacientes no necesitan intervenciones específicas y que sus tasas de curación son iguales a la población general.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil