martes, 22 de agosto de 2017 20:51
Sociedad

Muere un civil en un cuartel de la Guardia Civil en Murcia tras enfrentarse a los agentes

|

La familia de Juan José Pérez Lozano tiene claro que peleará hasta el final para aclarar las circunstancias de la muerte de este vecino de Archena, de 66 años y que falleció ayer en el cuartel de la Guardia Civil de la localidad tras abofetear a unguardia, en un suceso que está siendo objeto de una investigación interna.

La versión oficial del Instituto Armado, seún recoge El Correo, es que el hombre, que acudió a las instalaciones muy alterado, cayó desplomado y falleció, aunque un portavoz no quiso ofrecer más datos porque el asunto ya se encuentra judicializado. La familia relata, sin embargo, que fue esposado y golpeado antes de que los agentes lo condujeran a una sala donde perdió la vida. Su mujer, Pascuala Gomariz, lo acompañaba en el cuartel y llegó a ser ingresada en el hospital tras sufrir un ataque de ansiedad. A última hora de la tarde de ayer, en declaraciones a este diario, esta vecina de Archena no titubeaba. "Vi cómo uno de ellos le golpeaba y luego lo esposaron y se lo llevaron para dentro", relató. "Oía los guantazos".

El origen de este suceso se encuentra en el conflicto que Juan José llevaba manteniendo en los últimos meses con una mujer a la que alquilaba una vivienda. Según explicaba una de sus hijas, esta inquilina acumulaba varios impagos y un amigo aconsejó a Juan José que una salida para este problema podía ser cortarle el agua y la luz. Y así lo hizo. Este hecho, unido a algunas disputas que al parecer habían mantenido por esta situación, originó que la mujer denunciase a Juan José ante la Guardia Civil. A primera hora de la mañana de ayer, la Benemérita telefoneó al arrendatario para que acudiese al cuartel y prestara declaración por los hechos de los que se le acusaba. El hombre acudió así al encuentro, aunque en palabras de su hija, estaba ya "muy alterado". En este sentido, explica que "llevaba unos años enfermo" -sufrió una trombosis tiempo atrás- y que "le costaba mucho controlarse". El fallecido, que residía en la céntrica Calle Mula, entró en las instalaciones de la Guardia Civil en torno a las diez y media de la mañana en compañía de su esposa. "Discutieron y mi padre abofeteó a un guardia", reconoce María.

En ese momento, según el relato que hace la familia, Juan José fue reducido por los agentes, uno de los cuales llegó presuntamente a golpearle. "Se le abalanzaron cinco encima y uno de ellos le dio varios golpes en la cara", sostiene su hija. Tras reducirlo, los guardias esposaron presuntamente al hombre y se lo llevaron a una sala contigua, dentro del mismo cuartel. La mujer asegura que ya no podía ver lo que ocurría dentro de esa estancia, pero que el ruido que salía de allí le proporcionó una pista. "Yo sentía los guantazos que le pegaba", recalca. En esa sala fue donde Juan José perdió al parecer la vida. Según ha podido saber El Correo, el cadáver de Juan José presenta, a falta de lo que determine este jueves la autopsia, un fuerte golpe en la cabeza. "Mi madre oyó como un agente le decía a otro: '¿Y ahora qué hacemos?'", explica una de las hijas.

La Guardia Civil aseguró ayer que los agentes trataron en vano de realizarle la reanimación cardipulmonar a este vecino y que avisaron a una ambulancia. Al llegar al cuartel, los facultativos ya solo pudieron confirmar el fallecimiento. Su viuda, al conocer el deceso, sufrió un ataque de ansiedad por el que tuvo que ser trasladada al hospital Morales Meseguer de Murcia, donde permaneció bajo observación unas horas.

Según explicó la familia, la versión que la Benemérita le ofreció es que Juan José habría tratado de escaparse, estando aún esposado, y que se habría golpeado la cabeza. Una versión que, sin embargo, no convence a la familia. "Esto es una injusticia". La familia de este vecino de Archena, padre de cinco hijos, estudia ya interponer una denuncia contra los agentes para que se esclarezcan las circunstancias de la muerte.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil