domingo, 20 de agosto de 2017 06:10
Opinión

La condena de Pistorius

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Siempre he pensado que la magistrada de color Thokozile Masipa trataría con benevolencia al atleta blanco Oscar Pistorius por el homicidio de su esposa la modelo Reeva Steenkamp.

Siempre he pensado que la magistrada de color Thokozile Masipa trataría con benevolencia al atleta blanco Oscar Pistorius por el homicidio de su esposa la modelo Reeva Steenkamp. Mis compañeros de redacción me miraron atónitos la primera vez que lo dije al comienzo del juicio por el asesinato cometido por el atleta sudafricano el día de San Valentin de la madrugada del 2013. Luego, los acontecimientos me han venido dando la razón, por el trato que iba recibiendo el acusado a lo largo de todo el proceso y finalmente con esta sentencia que, para más inri, no recurrirá la familia de la asesinada, a la que el condenado ha indemnizado "generosamente".

¿Se confundió Pistorius al disparar contra su joven esposa creyendo que era un ladrón el que había entrado en casa?. Según la jueza sí. Para el resto del mundo, salvo Pistorius, no. Y claro, en la Sudáfrica actual, ha ganado la razón del más fuerte, del más mediático, del más blanco. Es una pena, pero, así ha sido, aunque los tiros y la muerte no tengan connotaciones racistas sino de otro tipo, que durante el juicio el fiscal puso encima de la mesa, tras esta "generosa" sentencia lo blanco se ha impuesto a lo negro y los hechos no probados se guardaran en el archivo de las causas injustas.

Pese a que la humanidad ha reconocido y venerado la figura de Nelson Mandela y su heroica y generosa lucha contra el apartheid, ese sanguinario sistema de segregación racial que se aguantó con furibundo vigor, tanto en Sudáfrica como en Nabimia hasta el todavía muy cercano 1992, sus secuelas todavía perviven en el subsuelo de la sociedad sudafricana, alentadas por la corrupción de los actuales dirigentes del país la mayoría del Congreso Nacional Africano que fundara Mandela, pero también porque los resortes económicos los sigue controlando una minoría blanca que, si ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos, controlando lo único que les interesaba mantener de sus privilegios coloniales: El poder financiero.

Por si este argumento fuera menor ,Pistorius es, además, un icono a nivel internacional por ser el primer discapacitado que ha corrido unos juegos olímpicos con unas prótesis de fibra de carbono como sustitutivo de las dos piernas que le amputaron cuando solo tenía once años. Un trauma que ha influido, y mucho, en su perfil psicológico, pero que a la vista del mundo occidental y sus medios de comunicación le ha elevado a los altares de los mitos del deporte, por su espectacular manera de competir superando todas sus limitaciones físicas en busca del record imposible. ¿Cómo condenar a cadena perpetua a alguién con semejante curriculum?

Y sin embargo, algunos seguiremos pensando que si Pistorius se apellidara por ejemplo, Diogo, no estaríamos ni comentando la sentencia porque el que sería calificado por la prensa como atroz criminal acabaría en presidio y para toda la vida. Hoy, en cambio, al conocer el fallo de la Juez , se habla ya, de que, el pobre chico, solo estará entre rejas unos diez meses aproximadamente, porque todo el que le conoce da por supuesto que saldrá en ese plazo tan corto de tiempo por?. "buena conducta".

¡Lo que hay que aguantar en este mundo tan injusto !

Manuel Fernando González

Editor

www.pressdigital.es

www.catalunyapress.cat

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil