domingo, 20 de agosto de 2017 10:08
Opinión

LA CRISIS DEL ÉBOLA

Fernando Maria Navarro Pellicer
Fernando Maria Navarro Pellicer

Días de saturación de noticias de la enfermedad, dimes y diretes así como reproches. ¿Podemos sacar conclusiones? Por supuesto que sí, y claras.

Días de saturación de noticias de la enfermedad, dimes y diretes así como reproches.

¿Podemos sacar conclusiones? Por supuesto que sí y claras.

El virus de Ébola se trasmite por contacto directo, por tanto solo pueden tener cierta preocupación los que hubiesen estado en contacto directo con un enfermo que seguramente serán profesionales de la sanidad. Otro grupo son las personas que hubieren contactado con alguien no enfermo y que si estuvo con una persona enferma.

Si nos atenemos a estos grupos los primeros estarán aislados y en los segundos se realizará un control menos exhaustivo pero si vigilancia .Hay unos protocolos estrictos recomendación de la OMS.

La sintomatología si puede interesar: Hay un periodo normalmente entre 4 y 9 días puede llegar a 14 y comienza la enfermedad de forma brusca con fiebre, cefaleas, vómitos, diarrea, en ocasiones sanguinolenta, hacia los 5 días puede aparecer una erupción con una descamación, la fiebre esta elevada de forma constante y existe relativa bradicardia es decir pulso bajo para esa temperatura: los casos graves aparcería alteración renal y hepática con alteraciones hemorrágicas por alteración de la coagulación de ahí viene su verdadero nombre.

La enfermedad que se conoce desde los años 70 produjo epidemias auto limitadas sobre todo en África y un virus similar el de Marburg se conoce desde el 67.

En el diagnóstico además del aislamiento del virus se estudian los niveles de anticuerpos y evolución.

El número de casos es mínimo y puede aumentar pero aun así es de prever será pequeño en comparación con la poblacion, pero es necesario llevar unas medidas que pueden parecer exageradas para que se controle el brote.

Además nuestro nivel de vida y salud es mucho mejor que en poblaciones de origen donde el hambre y enfermedades concomitantes complican y agravan esta situación.

Estamos con un nivel sanitario muy alto y no son días para que nos echemos jarros de agua fría. Estamos entre los mejores, algunos dirán, pues no estábamos muy preparados y es cierto ni nosotros ni casi nadie y hay fallos, pues claro que sí, y de los fallos se aprende, pero estos fallos son los que debemos estudiar los profesionales y no se deben magnificar.

En otro orden de cosas tampoco es el momento de buscar ningún tipo de responsables, esto es una enfermedad trasmisible y son los técnicos sanitarios los que deben guiar a las autoridades políticas que dejándose enfrentamientos y nervios deben confiar con los especialistas en salud pública, médicos, enfermeras, etc.

También ha sido motivo de polémica los traslados de enfermos desde fuera de nuestro país. La OMS dice que se pueden trasladar con las medidas como se ha hecho y punto.

Los animales pueden ser reservorio y aunque es muy doloroso hay que recurrir al sacrificio mientras no haya otro tipo de medidas, ya que un animal contaminado seria un peligro de salud pública y no se puede correr ese riesgo. Medida dolorosa sobre todo para los que hemos tenido alguno en nuestra casa.

Los aislamientos preventivos los cuidados de soporte los tratamientos con anticuerpo y antivíricos han dado y seguirán dando los resultados esperados.

Otro aspecto importante es la información que debe venir de buena fuente y limitarse a lo esencial para no crear confusión.

Debemos hacer una vida normal alimentación sana y deporte confiar en el médico y estas son las medidas que dan salud.

Una sociedad sana no es solo la que vence la infección si no la que tiene buenas medidas de salubridad y de higiene mental.

Fernando Maria Navarro Pellicer
Master en Medicina tropical Diplomado en parasitología Tropical
CLININAV (SALUSPOT)

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil