jueves, 24 de agosto de 2017 12:40
Sociedad

Los bomberos derriban la puerta y los profesionales de Veterinaria de la UCM se llevan a Excalibur

|

Finalmente, sobre las cinco de la tarde de este miércoles, los profesionales de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) han entrado en la vivienda de Teresa Romero, la enfermera contagiada de ébola, y se han llevado a su perro, Excalibur, al que sacrificarán para evitar riesgos de contagio del virus, han informado fuentes de la Consejería de Sanidad.

Los Bomberos del Ayuntamiento de Alcorcón, que son los que están llevando la coordinación del operativo, han derribado la puerta de la vivienda, cerrada a cal y canto desde que el marido de la enfermera, Javier Limón, dejara la casa para ingresar en el Hospital Carlos III de Madrid, donde se encuentra en observación.

Una vez abierta la puerta, han sido profesionales de la Facultad de Medicina los que han recogido al perro para trasladarlo y sacrificarlo. La Consejería de Sanidad justificaba esta decisión ayer en que el perro estaba en la vivienda en "estrecho y permanente" contacto con la paciente afectada por el virus y, de acuerdo con los hallazgos científicos disponibles, "supone un posible riesgo de transmisión de la enfermedad al hombre".

Esta mañana el Tribunal Superior de Justicia de Madrid informaba de que el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Madrid había autorizado a la Consejería de Sanidad a entrar en la vivienda de la enfermera contagiada para que se procediera a coger al perro del matrimonio para su sacrificio.

El permiso judicial se produce después de que ayer el marido de la auxiliar sanitaria se negara a permitir que se entrara en su vivienda, dado que su mascota es uno más de la familia. Ayer mismo, cedió temporalmente la custodia de Excalibur a una protectora animal

DAÑOS MORALES

El abogado del presidente de Mascoteros Solidarios, Víctor Valladares, ha adelantado que están estudiando pedir una "indemnización y daños morales" si sacrifican a Excalibur, el perro de la mujer contagiada del ébola.

Víctor Valladares ha afirmado que tras intentar enviar por fax el recurso de apelación les han instado a presentarlo a través de registro para su posterior resolución mañana, si bien esto dejaría el recurso "vacío de toda lógica y contenido" puesto que ya en teoría "han entrado en la vivienda y van a sacrificarlo".

Sin embargo, Valladares ha apuntado que lo que sucede lo están intuyendo porque no se les ha comunicado nada. "Desconocemos los protocolos, estudios o medidas que se haya adoptado, nada se ha comunicado ni a los propietarios ni a mi cliente que tiene la custodia", ha espetado Valladares.

"Nos deberían indicar qué protocolos o medidas se han tomado y cómo, porqué, dónde y cuándo" van a sacrificar al perro, en el caso de que lo hagan.

Asimismo, se han planteado "tomar nuevas medidas legales", de hecho, tienen un escrito preparado para la Consejería de Sanidad para que les expliquen qué personas han intervenido para decidir destino del animal, protocolo que se ha seguido con el animal que se está siguiendo para evacuarlo del edificio su posible sacrificio o los criterios médicos y sanitarios por los que se ha llegado a pedir que sacrifiquen al perro.

"Al entrar al edificio se ha vulnerado el artículo 33 de la constitución, que es el derecho a la propiedad privada y para un bien jurídico como es la vida de un animal no se han realizado todos los estudios pertinentes", ha denunciado el abogado.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil