domingo, 20 de agosto de 2017 17:27
Opinión

Los tarjetas negras

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Andan las encuestas provocando terremotos de grado medio en las ejecutivas de los partidos. Las del Barómetro de la Generalitat calentándole la oreja a un desmelenado Junqueras, pero dejando a la intemperie el desgaste de Convergència y del PP quien, de la mano de Alicia Sánchez-Camacho, no acaba de tocar la tecla catalana de la forma más adecuada y hace girar la vista a los militantes de la formación hacia el pragmatismo de Alberto Fernández Díaz, que en el Ayuntamiento ha sabido gobernar sin estar en el gobierno y mantener el tipo con una notable habilidad política.

Andan las encuestas provocando terremotos de grado medio en las ejecutivas de los partidos. Las del Barómetro de la Generalitat calentándole la oreja a un desmelenado Junqueras, pero dejando a la intemperie el desgaste de Convergència y del PP quien, de la mano de Alicia Sánchez-Camacho, no acaba de tocar la tecla catalana de la forma más adecuada y hace girar la vista a los militantes de la formación hacia el pragmatismo de Alberto Fernández Díaz, que en el Ayuntamiento ha sabido gobernar sin estar en el gobierno y mantener el tipo con una notable habilidad política. Lo del desplome del partido de Mas es mucho más importante que lo se atreve a apuntar "su Barómetro" y solo puede arreglarse, como señala ya algún colega, con la "tocata y fuga del héroe de la Generalitat", o bien con el consiguiente batacazo electoral, si tras el 9N el President se decide a colocar "las otras urnas", para llamar a los catalanes a elegir, plebiscitariamente o no, un nuevo Parlament.


Y si en Catalunya asustan los datos oficiales, en la España del "todo va bien" inquietan las últimas encuestas de El País, el buque insignia de PRISA quien en un gesto de agradecimiento al Gobierno por haberles salvado de la quiebra, vapulea a los populares con un nuevo sistema de preguntar que ha permitido que el PSOE se pegue un subidón en expectativas de voto, de más del 20 por ciento, que desplaza a Rajoy al segundo lugar y acerca peligrosamente a Podemos a la cabecera del dúo ganador. Hoy nos imaginamos que en la calle Génova se ha declarado día de duelo, y todos se preguntan qué hace este lunes la Vicetodo Soraya en la presentación barcelonesa de la edición digital del diario.


Y todo eso, mientras en Madrid se lincha públicamente a "tarjetas negras" que han aparecido en las listas de Bankia mientras el Juez Elpidio sonríe en la intimidad, viendo como el andamio de Miguel Blesa se desploma aparatosamente, arrastrando en su caída a gente muy conocida e importante de todos los colores políticos y sindicales, porque esto de la Caja Madrid ya no se aguanta de ninguna de las maneras porque, tras del escándalo de las preferentes, todos nos preguntamos cómo la cárcel de Soto del Real no está llena, a día de hoy, de chorizos de cuello blanco incluido el regio Rafael Spottorno, ese Señor, que a la vera del monarca abdicado, tiró de su "negra" y se gastó "en sus cosas" la friolera de 224.000 euros mientras comentaba que en este país sobraban periodistas. ¿Periodistas o monárquicos golfos, Spottorno?

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil