lunes, 18 de diciembre de 2017 04:12
Opinión

Cuestiones de hábitos

Agustín Rodríguez Mas
Agustín Rodríguez Mas
Dirección de comunicación y Relaciones Institucionales

Los humanos como animales racionales que somos (aunque en ocasiones no lo demostremos) tenemos la tendencia de organizar nuestras vidas, tenerlo todo más o menos controlado y previsto, y con esta manera de afrontar las cosas nos convertimos en consumidores de hábitos y costumbres.

Los humanos como animales racionales que somos (aunque en ocasiones no lo demostremos) tenemos la tendencia de organizar nuestras vidas, tenerlo todo más o menos controlado y previsto, y con esta manera de afrontar las cosas nos convertimos en consumidores de hábitos y costumbres.

Estamos acostumbrados a ir a los supermercados y hacer cola, estamos acostumbrados a llegar a los peajes y hacer cola, en el médico, en la consulta del dentista, en el banco, en el colegio, en las carreteras el fin de semana, en los self service de los hoteles, en los restaurantes para esperar una mesa, en el metro para esperar nuestro convoy. Estamos domesticados en definitiva.

Más ejemplos. ¿Cuántos números, claves y formulas matemáticas forman parte de nuestro universo? Veamos: La clave de las tarjetas de crédito, la clave del teléfono móvil, la clave del ordenador, de la alarma de casa, de la caja fuerte, del acceso a internet, de la maleta de viaje, del candado del armario del gimnasio etc.

Tenemos la vida organizada hasta el mínimo detalle; llevamos encima la llave de casa, del coche, de la cajonera del despacho, la llave del buzón de cartas, la llave del piso del novio, la llave del despacho, la llave del vecino por si se queda colgado, la llave pequeña que no sabemos muy bien de donde es..... muchas llaves en definitiva.

Pero en el fondo esta organización nos demuestra que todos somos más iguales de lo que pensamos. Hacemos las vacaciones al mismo tiempo, elegimos los mismos lugares de descanso, comemos en los mismos restaurantes, tenemos los horarios de trabajo parecidos, hacemos las compras en los mismos lugares de moda, todo es tan igual, que nos esforzamos permanentemente en ser distintos. Y sin embargo somos tan iguales y tan idiotas.

Hago una propuesta: como animales racionales es un ejercicio muy higiénico reírse de si mismo. Al menos en eso podremos ser distintos porque cada uno elige de que se ríe y cuantas veces al día. Así que amigo lector obséquiese con un pequeño placer y procure reír más. Todo el mundo, incluido usted será un poco más feliz.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil