domingo, 25 de febrero de 2018 22:56
Opinión

Cincuenta años no es nada... Mafalda

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Vivimos unos tiempos convulsos, tensos y engañosos. Nos pasamos todos los días hablando de lo mismo; referéndum, consulta, gobierno, Constitucional bla, bla.

Vivimos unos tiempos convulsos, tensos y engañosos. Nos pasamos todos los días hablando de lo mismo; referéndum, consulta, gobierno, Constitucional bla, bla. Pero hoy he decidido no hablar de esos temas, sino volver a los tiempos de la infancia en los que había un personaje infantil entrañable, decidido, filosófico, crítico, dulce y dispuesto a cambiar el mundo, aunque en una ocasión dijera "paren el mundo que me quiero bajar". Es Mafalda que acaba de cumplir cincuenta años y sigue siendo una niña muy especial y un personaje en el que la edad no cuenta.

Si todos no hubiéramos dejado el niño que llevamos dentro, las cosas funcionarían mejor. Como decía Neruda el niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta.

El personaje de Mafalda, de filosofía eminentemente argentina, tiene una mirada aguda sobre el mundo, el país y la clase media de su país.

Pero la niña argentina más famosa del mundo no estaba sola, sino que contaba con sus amigos del alma; Felipe, Susanita, Manolito, Guille y Libertad que la acompañaban en todas sus andaduras, travesuras y frases filosóficas contra un mundo muy desigual e injusto.

Con gustos muy especiales: ella odia la sopa, amaba a los Beatles y al Pájaro Loco. ¿Cuántos niños hay a los que no les guste la sopa? Miles.

Han pasado cincuenta años, pero como diría ella: "¿Qué importan los años? Lo que realmente importa es comprobar que a fin de cuentas la mejor edad de la vida es estar vivo". Con esa a mirada infantil, el inconformismo y la crítica dulce que le caracterizaba, ella solía decir: "Como siempre: lo urgente no deja tiempo para lo importante". Preocupada por los niños y su futuro: "La vida no debería despojarlo a uno de la niñez sin antes darle un buen puesto en la juventud", sentenciaba Mafalda. Pero si sus pensamientos, reflexiones y frases están llenas de sentido común que invita a la reflexión, ni que decir tiene que no ha perdido actualidad. Yo me quedaría con la que dice: "Sería lindo despertar un día y encontrarse con que la vida de uno depende de uno".

El sueño final con el que se despedía Mafalda (un planeta plagado de manifestaciones y banderas) suena tanto a apuesta al futuro como a escape del presente? Pero cincuenta años no es nada y Mafalda siempre estará en nuestros recuerdos como la niña que quería cambiar el mundo utilizando las palabras, la sabiduría, sonrisa y sus sabios consejos como armas. Felicidades Mafalda.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil